El pacto de Sánchez con ERC está hecho

A pesar de que Gabriel Rufián, que vino a Madrid a darse importancia, presume que ERC mantiene su ‘no’ a la investidura de Pedro Sánchez, todo apunta a que ese acuerdo está hecho.

Y no porque, como dice Sánchez, el PSOE y Podemos son los dos únicos partidos políticos nacionales que quieren abrir el diálogo en Cataluña con las formaciones separatistas. Sino más bien porque Sánchez y Pablo Iglesias son los dos únicos dirigentes políticos que están dispuestos a conceder los indultos a los políticos condenados en el Tribunal Supremo por sedición, malversación y desobediencia.

Lo que para los condenados es un ‘regalo’ de gran alcance y especialmente para Oriol Junqueras a quien el indulto lo liberará también de la condena de ‘inhabilitación’. Y ello le permitirá al líder de ERC ser candidato a Presidente de la Generalitat en las elecciones catalanas que se celebrarán a partir de la próxima primavera, y en las que ERC espera triunfar frente a su hoy ‘enemigo interior’ en el separatismo, al PDeCAT de Carles Puigdemont.

Naturalmente, los indultos son y serán el móvil del pacto de Sánchez con ERC y no solo para la investidura sino también para la aprobación de los Presupuestos de 2020. Y esa decisión provocará un gran revuelo en toda España, tensiones en el interior del PSOE y satisfacción en el PSC.

Mientras que los soberanistas y los condenados no mostrarán el menor arrepentimiento, ni ofrecerán compromiso alguno de renunciar a otra posible declaración ‘unilateral’ de la independencia de Cataluña.

Lo que, por otra parte, podría provocar -a través de la acusación particular de Vox, si en la Fiscalía nadie se mueve- un recurso ante el Tribunal Supremo en contra de los indultos que el Gobierno de Sánchez, llegado el caso, debe motivar ante el alto tribunal.

Y ante la opinión pública donde se abrirá un tenso debate nacional entre la izquierda y la derecha mientras en el campo soberanista se calificarán esos indultos como una ‘rectificación’ del Gobierno español.

Todo eso de ‘el fin de la represión’ que exige ERC, o las negociaciones con un ‘relator’ o la concesión de una ‘amnistía’ (para ampliar los indultos a los prófugos y otros imputados pendientes de juicio como Trapero) es solo para despistar.

El núcleo de la negocian son los indultos, y eso ya está prácticamente hecho y decidido por Sánchez e Iglesias.

Aunque la operación se haría en tres tiempos: primero será la investidura de Pedro Sánchez el 20 de diciembre; en febrero los indultos y recursos si los hay; y en marzo o abril los Presupuestos. Y para el mes de mayo elecciones en Cataluña.

Este podría ser el guion que acordarán en el mayor secreto los negociadores de Sánchez y ERC. Y en el que Iglesias estará muy activo y presionando a Junqueras como lo hizo durante los días previos a la moción de censura en Mayo de 2018.

El Gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos será muy pronto, puede que el 20 de diciembre, una realidad. Y a partir de ahí ya veremos como van y discurren los acontecimientos los que al día de hoy parecen imposibles de adivinar.