Mal resultado para España y amarga victoria de Sánchez

El PSOE ha ganado estas elecciones del 10 de noviembre, pero Pedro Sánchez fracasó en su temeraria repetición electoral y su intento de aumentar la mayoría de 123 diputados del 28 de abril, y ha perdido 3 escaños y 800.000 votos. Lo que le deja en las manos de Pablo Iglesias y Oriol Junqueras si pretende un gobierno de la izquierda o, en el caso contrario, obligado negociar con el PP un gobierno de ‘gran coalición’.

Un partido el PP que, aunque se ha quitado de encima la competencia de Cs por el centro, ha encontrado por su derecha la dura competencia de Vox. Un PP con 88 escaños, lejos de los deseos de Pablo Casado de superar los 100 diputados lo que le vuelve a dejar en la Oposición con el segundo peor resultado de la historia del PP. Y todo ello a pesar que subió de 66 a 88 escaños y acumuló 633.000 votos más que el 28-A.

Pero un PP, que no logró acumular todas las pérdidas de Cs y cedió votos por su derecha muchos votos en beneficio de Vox, quedando el PP a 32 y a 1.730.000 votos por detrás de los socialistas.

Todo ello mientras Vox, partido de Santiago Abascal, se proclamaba triunfador de la noche electoral al pasar de 24 a 52 escaños, para así convertirse en la tercera fuerza política nacional y subiendo 1 millón de votos respecto a su resultado del 28-A, lo que le sitúa a 1.400.000 votos del PP.

Por lo que Casado, por más que disimule, sale tocado de las elecciones, como también tocado ha quedado Sánchez quien ayer no se dignó, sin vergüenza torera, a reconocer su retroceso en votos y escaños y menos aún su error de no haber pactado con Cs o Podemos en julio pasado. Lo que ha sumido a Sánchez en una ‘amarga victoria’ que le deja en manos de Iglesias, si quiere formar un gobierno de izquierdas y con dificultad para un pacto con el PP.

Y todo este fiasco de Sánchez como consecuencia de haber forzado la repetición electoral, de no haber intervenido en Cataluña a pesar de la violencia soberanista de las últimas semana, y por haber resucitado al franquismo, lo que ha beneficiado a Vox.

En cuanto a Pablo Iglesias y Unidas Podemos se puede decir que no están para tirar cohetes porque han perdido 7 escaños y 600.000 votos que se ha llevado Íñigo Errejón además de 3 escaños.

Aunque Iglesias, a pesar de su retroceso, tiene ahora más fuerza para exigirle a Sánchez el gobierno de coalición de izquierdas entre PSOE y UP. Lo que, por otra parte requiere el apoyo del PNV y la abstención de ERC y Bildu, y lo que implica la concesión de indultos a los golpistas que resultaron condenados en el Tribunal Supremo.

Para los intereses generales de España el resultado de las elecciones de este 10 de noviembre es bastante malo. Porque ya se han perdido seis meses y porque ni Sánchez ni Rivera intentaron formar una coalición el pasado mes de julio, de igual manera que Sánchez e Iglesias tampoco se pusieron de acuerdo para gobernar.

Y ahora, con la crisis de la economía en marcha y con un reforzado y violento desafío del soberanismo catalán estamos en la disyuntiva de un gobierno de izquierdas del PSOE con UP y ERC, o de un gobierno de gran coalición entre PSOE y PP lo que bajo el liderazgo radical de Pedro Sánchez es muy difícil de imaginar. Lo único que está claro es que unas terceras elecciones son imposibles de imaginar.