Sánchez flaquea en la recta final

Hace tan solo una semana el líder del PSOE Pedro Sánchez se mostraba eufórico con la encuesta – desfasada y trufada de indecisos – del CIS de Tezanos que le daba una cómoda victoria con el 32,2 % de los votos y hasta 150 escaños. Ayer domingo, apenas una semana después, el diario El País publicaba un sondeo electoral donde rebajaba sensiblemente el pronóstico de Tezanos para dejar al PSOE en el 27,3 % de votos con 121 diputados.

Y cabe preguntar: ¿ha perdido Sánchez casi 30 escaños en tan solo seis días? O Tezanos mintió y El País se equivoca y las cosas no son así. Otro pronóstico llamativo de Tezanos fue el de Vox a los que dio un 7,9 % de votos y entre 14 y 21 escaños. Mientras el sondeo de El País sitúa ahora al partido de Santiago Abascal en el 13,7 % de los votos y con 46 escaños.

¿En qué quedamos y qué está pasando y puede pasar de aquí al día 10 de noviembre? Pues en los seis días que quedan hasta la votación todavía pueden ocurrir muchas cosas que alteren el resultado electoral que además está amenazado por un alto porcentaje de indecisos y abstencionistas.

Para empezar vamos a ver qué ocurre este lunes durante el viaje de los Reyes a Cataluña para la entrega de los premios Princesa de Gerona en Barcelona y rodeados de especiales medidas de seguridad. Y luego vamos a ver cómo discurre el gran debate electoral ‘a cinco’ de esta noche porque esta cita puede ser influyente y decisiva para la bolsa de los indecisos.

Y desde luego falta por ver qué ocurrirá en Cataluña durante la jornada electoral del 10-N, una vez que los violentos CDR habían anunciado un intento de obstaculizar la votación.

Aunque la expectación política está ubicada en el debate decisivo de esta noche donde: Sánchez buscará apoyos para superar el listón de los 130 escaños; Casado para superar los 100;  Rivera para salvar el mayor número de diputados del naufragio que le anuncian los sondeos; Iglesias para así mantener los 42 diputados que tiene; y Abascal para situar a Vox de tercer partido nacional. Errejón, que no estará en el debate, espera conseguir cinco diputados y lograr un grupo parlamentario.

Está claro que, salvo vuelco inesperado, Sánchez ganará la cita del 10-N pero no sabemos con qué resultado ni con cuántos diputados porque en los últimos sondeos se anuncia una continuada, aunque no muy intensa, caída del PSOE. Y esa situación se trasluce en los mítines de Sánchez donde se aprecia una mayor agresividad y donde ha recuperado el discurso del miedo al ascenso de Vox. Y preguntamos ¿qué hará y dirá Sánchez si retrocede en votos y escaños respecto a sus resultados del 28-A?

De igual manera se espera que el resultado electoral ofrecerá un Parlamento mucho más fraccionado que el que salió de los comicios del pasado 28-A, y sin la opción de un pacto PSOE-Cs, por la anunciada gran caída del partido de Rivera.

Pero en el ámbito de los pactos el debate de esta noche no aportará nada nuevo porque todos ocultarán sus cartas y anunciarán su victoria y de una manera especial PSOE y PP que creen en la recuperación del bipartidismo y sobre los que planea el proyecto de la ‘Gran Coalición’ que ninguno de los dos querrá reconocer durante el debate.

Pero que será la única opción posible que genere un gobierno fuerte y con asegurada estabilidad. Lo que resulta imprescindible para abordar la crisis de la economía que avanza sin cesar y para abordar con firmeza el nuevo y virulento desafío catalán.