Sánchez busca el cuerpo a cuerpo con Abascal

No parece que Pedro Sánchez se crea las encuestas desfasadas del CIS que le daban hasta 150 escaños. Por ello y en pleno Halloween Sánchez ha vuelto a desempolvar, como hizo en las elecciones del 28-A, el cuento de Caperucita Roja y del temible lobo feroz. 

Diciendo Sánchez a los cuatro vientos que viene el lobo de Vox, y ello a pesar que su amigo Tezanos solo concedía al partido de Santiago Abascal un mal resultado de 7,9 % en intención de voto y entre los 14 y 21 escaños. 

¿Qué está pasando? Pues da la impresión que en La Moncloa no tienen buenas noticias sobre las perspectivas electorales del PSOE para 10-N y por ello Sánchez, que presumió de ser ‘el rojo’ del PSOE durante las primarias de 2017 donde derrotó a Susana Díaz y que acaba de exhumar a Franco, se ha vuelto a poner la caperuza roja del cuento y acusa nuevo y moderado PP de Pablo Casado de ir a remolque de Vox. 

Y todo ello para que los abstencionistas, los indecisos y los votantes de Cs que dejan el partido naranja opten por el PSOE. Sánchez necesita ahora más que nunca los votos del centro porque ve que Pablo Iglesias se está recuperando a su izquierda, y teme que UP y Más País, el partido de Íñigo Errejón, puedan lograr por separado más escaños de los 42 que logró UP el 28-A y ello a costa del PSOE. 

Y si sumamos el deterioro del PSOE en sus dos caladeros más importantes de escaños como son Andalucía, por la influencia que allí tiene el Gobierno del PP; y Cataluña, por la violencia soberanista (sin respuesta contundente de Sánchez)l y la entrada en el flanco de la izquierda de las CUP y Errejón, entonces entenderemos por qué Sánchez necesita sacar de paseo al lobo de Vox. 

El que por otra parte empieza a subir con fuerza en las encuestas privadas y contradictorias del CIS -lo que debilita a Casado-, y lo que busca Sánchez jaleando a Vox para marcar distancias con el PP. 

De ahí el empeño de Sánchez de convertir a Abascal en verdadero líder de la Oposición. Lo que se confirmará durante el debate televisado y ‘a cinco’ del próximo lunes donde Pedro Sánchez buscará, aparcando sus diferencias con Casado y Rivera, el cuerpo a cuerpo con Santiago Abascal.

Sobre todo después que su número dos Ivan Espinosa de los Monteros se proclamara el viernes vencedor del debate ‘a siete’ de los portavoces de los partidos con grupo parlamentario en el Congreso, donde la gran perdedora fue Adriana Lastra, la portavoz del PSOE, a la que Sánchez además quiere vengar.

De manera que atentos al debate del televisado del próximo lunes porque está claro que en él chispas y gruesas palabras saltaran. Y no será Sánchez quien se corte porque es capaz de todo y conviene recordar que fue en 2015  y en un debate televisado con Mariano Rajoy cuando Sánchez le dijo ante toda España al líder del PP y presidente en funciones del Gobierno: ‘usted señor Rajoy no es una persona decente’. Y en esas elecciones el PSOE se estrelló.