Torrent desafía al TC

El presidente del Parlamento de Cataluña Roger Torrent acaba de poner en marcha, con apoyo de JxCAT, ERC y CUP, una resolución para debatirla y votarla en los próximos días en el Parlament donde se rechaza la sentencia del Tribunal Supremo sobre los autores del fallido golpe catalán de 2017, se reprueba a la Familia Real, y se vuelve a plantear un voto a favor del derecho de autodeterminación, lo que en fecha reciente le prohibió expresamente a Torrent el Tribunal Constitucional.

Y lo que también han rechazado los letrados de la Cámara y el Tribunal de Garantías de Cataluña, advirtiendo a Torrent y a los miembros de la Mesa de la Cámara que apoyaron la resolución, de que pueden incurrir en un delito penal de desobediencia.

Con esta iniciativa Torrent pretende restañar las heridas de ruptura de las relaciones institucionales y de unidad de acción entre JxCAT y ERC, que tienen su origen en la negativa de Torra -subsanada ayer por el President- a condenar la violencia desatada en los últimos días en Cataluña.

Prueba de esa unidad recuperada está en las duras y groseras palabras de Oriol Junqueras, en una entrevista donde habló sobre la posible concesión de indultos a los condenados por el Supremo, diciendo: ‘que se metan los indultos por donde les quepan’.

Lo que quieren los golpistas condenados y los prófugos es una amnistía que incluya a todos ellos, lo que en España es absolutamente imposible e ilegal. Y por lo tanto no lo van a conseguir.

Estos dos acontecimientos, el desafío de Torrent al TC y las duras palabras de Junqueras sobre los indultos, sumada a la negativa de Pedro Sánchez a hablar con Torra -‘que hable primero con los partidos catalanes’ le dijo ayer Sánchez tras una cuarta llamada de Torra- alejan cada vez más al PSC de ERC.

Y anuncian un imposible pacto de investidura de Sánchez con Podemos, Más País y PNV porque necesitaría la abstención de ERC, lo que ahora resulta imposible de imaginar porque la moneda de cambio eran los indultos que Junqueras acaba de rechazar.

De manera que a la vista de las últimas encuestas electorales sólo quedaría la gran coalición PSOE-PP como la única alternativa posible para pactar el desbloqueo político en España y garantizar, con cómoda mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, la gobernabilidad del país.