Torra actúa al margen de la ley

La actuación de los Mossos de Escuadra, en colaboración con la Guardia Civil, en la defensa del orden público en Cataluña no le exime al presidente de la Generalitat Quim Torra de presuntas responsabilidades de orden penal, al haber agradecido públicamente los manifestantes sus acciones violentas en el aeropuerto de El Prat.

Acciones que se han reproducido en todas las capitales catalanas y que incluyen el bloqueo de calles, carreteras, autovías y líneas ferroviarias creando un ambiente de desorden público generalizado en Cataluña.

Lo que se debe sumar a su valoración de la sentencia del Tribunal Supremo de la que dijo Torra que era una ‘venganza’ y añadió en relación al golpe catalán ‘lo volveremos hacer’, probando el compromiso y la implicación de Torra en la respuesta violenta y organizada a la sentencia.

Máxime cuando existen informaciones que aseguran que Torra y Puigdemont estuvieron, a principios del mes de septiembre, en una reunión celebrada en Suiza en la que los presentes acordaron poner en marcha un sistema y una estrategia de acción contra la sentencia del Tribunal Supremo, en la que incluyeron la iniciativa ‘tsunami democratic’ para convocar tumultos, como el reciente de El Prat.

Si añadimos el hecho irrefutable de que Torrá, desde la Generalitat, animó a los CDR a reforzar sus violentas actuaciones hace unos meses diciéndoles ‘apretad’, y que está pendiente de juicio por desobediencia a la Justicia, veremos que Torra, que ocupa la más alta representación del Estado en Cataluña y que preside su gobierno autonómico, está actuando fuera de la legalidad y contra la legalidad.

Y lo está haciendo utilizando fondos públicos con los que se pagan las embajadas catalanas y cuyas actuaciones en el extranjero incluyen actos en contra del Estado español, financiados en definitiva con dinero público, lo que significa que puede haber incurrido también en el delito de malversación de fondos públicos.

Como también puede estar inmerso en colaboración con grupos violentos como los CDR, de los que ha dicho que familiares suyos militan en ellos, y con la campaña organizada y premeditada de los actos violentes que estamos viviendo en estos días en Cataluña, tanto en El Prat, como en las estaciones del AVE, autovías y en calles y plazas públicas.

Estamos pues ante un muy presunto delincuente llamado Quim Torra que preside la Generalitat de Cataluña y frente al que debe actuar de manera inmediata y con la mayor firmeza la Fiscalía General del Estado ante las instancias judiciales, así como el Gobierno de España.

El que, sin mas dilación, debe asumir los mandos de los Mossos de Escuadra, por la vía de la Ley de Seguridad Nacional, y si ello resultara insuficiente por aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña para destituir al Gobierno de Torra y disolver el Parlamento, que ya ha sido objeto de varias advertencias del Tribunal Constitucional, y que pretende seguir actuando, como se desprende de numerosas declaraciones de dirigentes soberanistas, en contra de la legalidad. En la que ahora se incluye la clara sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe catalán.