José Oneto, el gran periodista de la Transición

Ha muerto José Oneto el que sin duda ha sido el gran periodista de la Transición democrática española que falleció esta tarde a la edad de 77 años, en una clínica de San Sebastián donde llevaba internado un mes y medio víctima de una infecciosa enfermedad intestinal.

La muerte de Pepe Oneto, amigo del alma, fundador y Consejero Editorial de republica.com, nos sume en un enorme desconsuelo a sus compañeros y al conjunto del periodismo nacional. Y también de la vida política de este país donde José Oneto, además de persona de extraordinarias cualidades, fue todo un referente del periodismo español como profesional independiente.

Y en los últimos años y además de autor de numerosos libros de crónica política (como su investigación sobre el golpe del 23-F), uno de los grandes analistas de la actualidad nacional. Tanto en el periodismo impreso y digital como en la radio y la televisión.

El campo audiovisual donde Oneto tuvo altas responsabilidades al frente de los servicios informativos de Antena 3 TV. Como anteriormente había dirigido la revista Tiempo, y años antes la revista Cambio 16 tras haber pasado por la redacción de la Agencia France Press (en Madrid) a finales del franquismo, al que combatió, y en el inicio de la Transición.

Un Cambio 16 que, bajo la dirección de Pepe Oneto, se convirtió en la punta de lanza del cambio democrático español (en esa etapa fui su corresponsal en Bruselas) y del nuevo periodismo independiente que abrió las puertas a la libertad de expresión en España.

Siento la muerte de Pepe Oneto como la de un hermano y en los últimos días lo he visto luchar con encomiable esfuerzo contra la enfermedad hasta el punto -‘murió con las botas puestas’ se puede decir- de haber seguido escribiendo para nuestro diario digital sus últimos artículos desde el hospital.

El último de ellos titulado ‘El escándalo ucraniano, la gota que colmó el vaso del abuso de Donald Trump’, publicado en republica.com el pasado día 29 de septiembre.

Pepe Oneto murió pegado a la información diaria nacional e internacional que comentábamos con frecuencia hasta hace poco menos de una semana. Y estaba, desde su firme compromiso democrático, muy preocupado por la situación de inestabilidad política de nuestro país. Como preocupado estaba también por la calidad y la independencia del periodismo español.

En este diario digital estamos consternados por la muerte de Pepe Oneto y desde aquí enviamos nuestro pésame y abrazos a su esposa y nuestra gran amiga Paloma, a su hijo Erik, su nuera Ana Belén y a su nieto Adrián. Con la garantía de que en esta casa y nuestra memoria José Oneto siempre estará. Descanse en paz.