Boris Johnson la puede armar

Como un toro bravo que embiste con furia ciega contra todo el ‘premier’ británico Boris Johnson está a punto de organizar una gran tormenta en el Reino Unido y la Unión Europea, como lo anuncian los mercados bursátiles con notorios desplomes (el Ibex perdió 2,8 puntos), nada más conocerse su propuesta sobre la frontera de las dos Irlandas -cuatro años de prórroga de la actual situación- lo que ya rechazó Irlanda del Norte.

Y lo que, de momento, ha desconcertado a los negociadores de Bruselas aunque el aún presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker ve algo positivo aunque reconoce serias dificultades.

Después de haber intentado silenciar sin éxito al Parlamento y de haber implicado a la Reina Isabel II en su anti democrática maniobra y, tras haber sido condenado por ello en el Tribunal Supremo, Johnson se lanza a un último intento de Brexit por las bravas para el día 31 que puede acabar en enésima prórroga de la negociación con la UE, o en una ruptura frontal si la UE no acepta su propuesta y decide la expulsión del Reino Unido.

Un Brexit sin acuerdo que en principio nadie quiere y que además de los destrozos económicos que provocará en Gran Bretaña y la UE, puede ser el inicio de la ruptura de Escocía e Irlanda del Norte con el Reino Unido hacia su independencia y, en caso de Irlanda del Norte, hacia su integración con la otra Irlanda.

Todo esto está en juego por culpa de un personaje enloquecido que tuvo que haber dimitido tras ser condenado por el Tribunal Supremo inglés y tras sus ignominiosos ataques a la democracia británica y sus instituciones, ahí incluidos el Parlamento y La Corona.

La cuenta atrás del Brexit a 31 de octubre está en marcha y solo queda ver qué ocurre en el Consejo Europeo del día 17 que será definitivo y donde de una vez por todas se levantará el telón de este Brexit que tanto daño hizo a Europa y al propio Reino Unido, tras el fracaso del referéndum pro europeo que de manera temeraria lanzó y perdió el ex ‘premier’ David Cameron’ en junio de 2016.

Veremos que ocurre tras la última propuesta de un Johnson que pretende condicionar y arreglar en pocos días lo que ha sido imposible en los últimos tres años de tensa y muy complicada negociación que ahora llega a su final.