Arrimadas y Montero pueden liderar Cs y Podemos

Todavía es pronto para hacer conjeturas pero si las últimas encuestas (las nuevas están al llegar) que anuncian una pérdida importante de votos y escaños de Cs y Podemos se convierten en realidad, antes de final de año podríamos ver a Inés Arrimadas y a Irene Montero liderando sus partidos, lo que supondría ver a dos mujeres en la primera línea de la política nacional.

Lo de Irene Montero está más o menos previsto porque Pablo Iglesias ya lo anunció o insinuó meses atrás. Y por ello él cambió el nombre del partido para llamarlo ‘Unidas Podemos’ cuando el movimiento feminista creció con fuerza en toda España.

En el caso de Inés Arrimadas esa posibilidad de sustituir a Albert Rivera comenzó a emerger cuando la exlíder de Cs en Cataluña se trasladó a Madrid. Y podría haber un tercer caso a medio plazo en el PP si Pablo Casado no recupera diputados como espera en los comicios del 10 de noviembre y Cayetana Álvarez de Toledo sigue haciendo ruido.

Sobre todo si el discurso moderado que Casado le exige ahora a su partido no le rinde las ventajas que espera obtener el 10-N, en contra de discurso más bronco de Cayetana que ya organizó un serio problema en el PP vasco al acusar a sus compañeros de Euskadi de tibieza frente al nacionalismo.

Parece claro que Montero es la que tiene más posibilidades de acceder a la dirección de un partido nacional, pero si Podemos salva los muebles en la cita del 10-N Iglesias permanecerá en su liderazgo para librar una batalla a cara de perro con Pedro Sánchez a quien se la tiene jurada.

Sin embargo el ascenso de Arrimadas al liderazgo de Cs podría ser más rápido en caso de batacazo electoral de Cs el próximo 10 de noviembre. Porque está claro que son muchas las opiniones contrarias a Rivera y a su estrategia política en el seno de su partido y no solo por parte de las dirigentes que ya se fueron, sino también porque dentro de Cs aún hay dirigentes que discrepan de Rivera aunque no lo han dicho en público.

En el PSOE y no hace mucho ya hubo dos intentos de mujeres que han querido liderar el Partido Socialista como fueron Carmen Chacón frente a Alfredo Pérez Rubalcaba y Susana Díaz contra Pedro Sánchez y ambas sin éxito.

Y en el último Congreso del PP ya lo intentaron Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría frente a Pablo Casado y fracasaron en su empeño. Y también hizo amago de competir con Mariano Rajoy años atrás en el Congreso del PP de Valencia Esperanza Aguirre pero finalmente no se atrevió y desistió.

Sin embargo ahora da la impresión que Arrimadas y Montero podrían tener una clara oportunidad si sus respectivos partidos obtienen un mal resultado en la anunciada cita electoral, lo que dentro de 50 días se sabrá.