Italia da la razón a Iglesias

La reunión entre los equipos negociadores de PSOE y Podemos para un nuevo intento de investidura de Pedro Sánchez ha acabado sin acuerdo, lo que conduce hacia la repetición electoral porque Sánchez se niega a un gobierno de coalición con el partido de Pablo Iglesias lo que conduce a la ruptura y la repetición electoral.

En Italia dos partidos similares al PSOE Y Podemos como el PD y el M5E han llegado a un pacto de gobierno de coalición proporcional al número de diputados que tiene cada formación política. Y eso es lo que rechaza Pedro Sánchez y lo que le exige con razón Pablo Iglesias quien ya ha declarado que en España ‘el problema es Sánchez’.

Un señalamiento este que ya le hizo a Sánchez en un debate Susana Díaz cuando afirmó: ‘el problema Pedro, eres tú’. A Díaz la batalla por el liderazgo del PSOE le salió muy mal, y Sánchez espera ahora machacar a Iglesias en la repetición electoral del 10 de noviembre que se anuncian imparables tras el fracaso de la negociación abierta ayer entre PSOE y Podemos.

Un encuentro donde Sánchez volvió a rechazar la coalición que pide Iglesias y donde Podemos le negó al PSOE su apoyo a la investidura en la que ya contaban con la posición favorable del PNV, ERC (que bus los indultos a los golpistas catalanes, y Bildu.

Pero la escasa oferta de Sánchez en pobres cargos de instituciones que, como bien dice Iglesias son del Estado y no deben ser objeto de reparto entre partidos políticos, ha dejado en evidencia que Sánchez quiere ir a las elecciones del 10-N y no quiere un pacto con Podemos.

Lo que Iglesias considera una agresión de Sánchez política y personal una vez que él lo aupó a La Moncloa en la moción de censura y además dio un paso atrás al aceptar el veto de Sánchez a su presencia en el Gobierno. La que Iglesias exigirá en noviembre en caso de que Podemos logre alcanzar en los comicios del 10-N diputados suficientes para volver a controlar la investidura.

El que sería el tercer intento de investidura de este problemático y soberbio Sánchez. El que, si en noviembre no logra pactar con PP, Cs y Podemos a pesar de haber mejorado su resultado electoral, al final tendría que dar paso a otro dirigente del PSOE (Borrell, Gabilondo o Page), salvo que pretenda llevar España a un bloqueo absoluto y camino de unas terceras elecciones lo que sería un disparate monumental.

Y lo que abriría una sería crisis en el PSOE y la indignación nacional contra un Sánchez que solo piensa en su persona y que insiste como lo hace ahora en exigir a Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias que invistan como presidente a cambio de nada como lo ha pretendido el PSOE en esta última reunión de negociación con Podemos que acaba de fracasar.