El programa de Sánchez no convencerá a Iglesias

Pedro Sánchez anuncia con entusiasmo que el próximo martes presentará a Podemos un programa de gobierno progresista tan fascinante que Pablo Iglesias quedará asombrado y renunciará al gobierno de coalición para que Sánchez lleve a cabo ese programa que incluye propuestas de Podemos y gobierne en solitario con el PSOE.

O sea, el programa de Sánchez se anuncia como el ‘Parto de los Montes’ o el bálsamo de Fierabrás que curará la ‘enfermiza’ pretensión de Iglesias de exigir un gobierno de coalición a Sánchez y permitirá el voto favorable de los 42 diputados de Podemos a su investidura.

Pero Iglesias no cederá. Dirá que el programa de Sánchez es insuficiente y que y que no se baja del burro de la coalición porque no se fía de Sánchez, quien a su vez dice no fiarse de Podemos. Con lo que los pactos quedarán bloqueados tal y como están camino de las elecciones.

Y eso lo saben en La Moncloa y el PSOE pero su jugada del programa especial tiene otro objetivo por parte de Sánchez: culpar a Podemos de que no haya un gobierno de izquierdas con un ambicioso programa social. Por lo que Sánchez dirá que Iglesias es culpable de la repetición electoral, porque rechazó el gobierno de coalición en julio y ahora el programa progresista de un gobierno monocolor del PSOE.

A lo que Iglesias responderá que Sánchez llegó al poder gracias a sus votos en la moción de censura contra Rajoy y que solo busca elecciones, porque tiene la investidura al alcance de su mano si repite la última oferta de pacto de gobierno de coalición con Podemos del pasado 25 de julio.

El problema de Iglesias en esta previsible batalla de opinión pública está en que la influencia del PSOE en los grandes medios de comunicación supera con mucho a la capacidad de influencia informativa de Podemos.

Estamos pues ante una próxima semana decisiva en la que todos, incluidos PP (que también quiere repetición electoral) y Cs, se acusarán mutuamente de ser culpables de la repetición electoral del 10 de noviembre.

Salvo que en el último minuto Iglesias se rinda o Sánchez acepte el gobierno de coalición. Dos posibilidades que al día de hoy son difíciles de imaginar.