El presidente Mattarella debe actuar

La crisis del bloqueo de desembarco de inmigrantes del ‘Open Arms’ en Italia forma parte de la batalla política de este país y de su complicado entramado institucional que permite al ministro de interior a Matteo Salvini imponer su criterio por encima del primer ministro Guiseppe Conte. El que carece de autoridad para contravenir las órdenes de su ministro de Interior y la ‘Ley Salvini’ en contra de la inmigración ilegal que en Italia está en vigor. 

Al final el único que puede frenar a Salvini es el Presidente de la Republica de Italia Sergio Mattarella quien ya intervino una vez para desbloquear un caso similar, como el de ahora, de bloqueo de inmigrantes en las cercanías de la isla de Lampedusa.

El mismo Mattarella que debe intervenir de nuevo para desbloquear esta situación y permitir el desembarco de los inmigrantes por claros motivos humanitarios y ante el riesgo real  de incidentes mayores en el barco o de pérdidas de vidas. 

Mattarella podría incluso destituir a Salvini -lo que no puede hacer el primer ministro Conte- pero ello provocaría una crisis del Gobierno de Italia y el adelanto electoral. Que es, precisamente, lo que está buscando Salvini para intentar ganar las elecciones y convertirse en el primer ministro de Italia. 

Un remedio este que sería peor que la actual enfermedad en la que apareció un tercer protagonista Matteo Renzi, del Partido Democrático, que pretende impedir las elecciones mediante el pacto de su formación con el Movimiento 5 Estrellas (los actuales socios de Salvini) y los otros partidos minoritarios en pos de un ‘Gobierno de unidad nacional’ que cierre el paso a Salvini. 

Pero semejante iniciativa necesita tiempo de maduración y los inmigrantes que siguen a bordo de ‘Open Arms’ (un barco cuyos armadores tienen su parte de responsabilidad en la crisis por su proceder contra de las normas europeas y haberse acercado a las costas de Italia) necesitan llegar a tierra firme para ser atendidos y distribuidos entre los seis países que acordaron acoger a los inmigrantes, España ahí incluida. 

Lo que hace todavía más dramática la crisis del ‘Open Arms’ que está sumida en plena batalla política e institucional italiana, lo que él presidente Sergio Mattarella debe de solucionar de una manera inmediata y sin dudar.