Renzi le enseña el camino a Sánchez

El ex primer ministro Italiano Matteo Renzi ha propuesto para su país un gobierno de ‘unidad nacional’ con el objetivo de hacer frente al populista de la extrema derecha y líder de La Liga del Norte, Matteo Salvini, que pretende forzar un adelanto electoral aprovechando la alta popularidad que ahora le otorgan las encuestas por su política xenófoba contra la inmigración.

Renzi ha iniciado conversaciones con el Movimiento 5 Estrellas y los otros partidos minoritarios del Parlamento italiano para frenar a Salvini y poner coto a sus discursos ‘del odio’ y anti europeos, que también amenazan la presencia de Italia en el euro.

Asimismo el dirigente del Partido Democrático italiano advierte a los italianos del riesgo de que el país transalpino entre este otoño en recesión sobre todo si no aprueba de manera inmediata unos nuevos Presupuestos.

La situación italiana es muy parecida a la de España y Pedro Sánchez debe tomar ejemplo de Renzi y ofrecer en España a PP y Cs un pacto de gobierno de ‘unidad nacional’. Para afrontar a la crisis económica ya en ciernes y el desafió catalán que se reactivará cuando se conozca la sentencia del juicio de los golpistas catalanes que se está redactando en el Tribunal Supremo.

El problema de Sánchez estriba en que, por causa sus recientes pactos con los populistas de Podemos y separatistas vascos y catalanes (en la moción de censura, la Diputación de Barcelona y en Navarra), estas alianzas le han restado mucha credibilidad.

Y para plantear una propuesta de interés general para España, como la de Renzi en Italia, Sánchez tiene que anunciar un vuelco en sus pactos y en su programa económico con el objetivo de conseguir un gobierno de amplia mayoría, que: haga frente al nuevo desafío catalán; apruebe en el otoño los Presupuestos de 2019; y prepare el país para el riesgo de una recesión y para hacer frente a los daños que causará el Brexit.

Pero para que Sánchez haga algo así antes debe llegar a la conclusión de que el interés general de España debe anteponerse a su interés particular. Y además Sánchez tendría que reaccionar de manera inmediata porque los acontecimientos tanto en España como en la Unión Europea se desarrollan a gran velocidad.

Pero si no lo hace Sánchez deberá recomponer su pacto de investidura con Podemos y ERC, lo que dañaría y mucho la situación económica del país, las inversiones extranjeras en España y la cohesión nacional. O, en caso contrario, buscar, como Salvini en Italia, una repetición electoral. Aunque la mejor opción es la del ‘Gobierno de unidad nacional’ que Matteo Renzi acaba de proponer en pos de la defensa de los intereses de su país y de la estabilidad.