España e Italia se suman a ‘la tormenta perfecta’

La decisión del líder de la Liga Norte y ministerio de Interior de Italia, Matteo Salvini, de presentar una moción de censura en el Parlamento italiano en contra de sus socios de Gobierno del Movimiento 5 Estrellas, constituye un dato más que importante de cara al otoño político europeo donde también se espera la repetición de las elecciones generales en España.

Y a lo que habrá que añadir el Brexit por las bravas de Boris Johnson en el Reino Unido y en pleno corazón de la Unión Europea, con consecuencias que se anuncian imprevisibles. Y que ya ha registrado en Gran Bretaña una pérdida del crecimiento de su economía en los últimos meses.

Nos acercamos a ‘la tormenta perfecta’ del otoño europeo e internacional, a la espera de los próximos pasos en la guerra comercial de USA y China y de la crisis anglo americana con Irán. Lo que sumado a la agitación europea y la incertidumbre en los mercados bursátiles anuncia en el horizonte otoñal una especie de ‘tormenta económica y financiera’ que ya veremos cómo arranca y qué efectos produce.

Para empezar la crisis italiana incluye riesgos muy especiales si Salvini logra ganar las elecciones generales (algunos sondeos le otorgan el 40 % de la intención de voto). Lo que supondría que este político, xenófobo, populista, de extrema derecha y nada europeísta (aliado de Marine Le Pen) ocupará un sillón del Consejo Europeo y se convertirá en el líder de los países de la UE con gobiernos ultraconservadores como los de Hungría, Polonia y Austria.

Y si a la vez Pedro Sánchez se presenta en el otoño europeo con un nuevo Gobierno de coalición con Podemos (partido de extrema izquierda, populista y nada europeísta) pues veremos que, con o sin Brexit, muchas cosas pueden salir mal en la UE porque estamos hablando de dos países, Italia y España, que ocupan los puestos tercero y cuarto en el ranking europeo.

De manera que mucho cuidado y mucha atención al panorama europeo e internacional porque el otoño que se adivina en el horizonte económico y político de nuestro entorno es para preocupar.