El Rey pide otra investidura antes que elecciones

El Rey Felipe VI se ha pronunciado en favor de un nuevo intento de votar la  investidura de Pedro Sánchez antes de la repetición electoral. El monarca ha hecho esta declaración antes de recibir el próximo miércoles en el Palacio de Marivent de Palma de Mallorca al presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez. Y aunque el Rey declarado que espera prontos acuerdos de investidura no se ha pronunciado, como es lógico, sobre el contenido de las posibles alianzas.

El monarca sí confirmó que está en contacto permanente con la presidenta del Congreso Meritxell Batet por si tuviera que iniciar en cualquier momento la preceptiva ronda de consultas entre lo líderes de los distintos grupos parlamentarios antes de encargar, previsiblemente a Sánchez, que se vuelva a someter al proceso de investidura si previamente ha logrado los apoyos necesarios para sacarla adelante.

Apoyos que deben llegar al PSOE por parte de Podemos dado que tanto PP como Cs se mantienen al día de hoy en su negativa a cualquier acuerdo con Sánchez negándole Casado y Rivera incluso la posibilidad de abstención de sus respectivos partidos.

Sin embargo el acuerdo entre Sánchez e Iglesias está lejos de convertirse en realidad porque el líder de Podemos se mantiene en la idea de Gobierno de coalición, mientras que Sánchez aboga ahora en favor de un Gobierno ‘a la portuguesa’, es decir solo del PSOE y con apoyo externo de Podemos. Y en ambos casos con la necesaria abstención de ERC.

Naturalmente en el encuentro del Rey con Sánchez en el Palacio de Marivent se abordarán todas estas cuestiones pendientes y cabe esperar que Pedro Sánchez se queje ante el monarca de la negativa de PP y Cs a pactar con él ni siquiera la abstención de estos partidos del centro derecha español en la investidura.

Pero la causa de ese distanciamiento de PP y Cs con el PSOE la conocen muy bien Sánchez y el Rey y está en: los pactos que Sánchez hizo con los partidos soberanistas vascos y catalanes (Bildu, ERC y PDeCAT) el último año, tanto en la moción de censura como en los últimos meses y también durante el último intento de investidura del 25 de julio donde Sánchez ya contaba con la abstención de Bildu y ERC.