Iglesias se retira para ganar la partida

Pablo Iglesias ha sacrificado la Reina de sus fichas negras para mejorar su posición en el tablero de ajedrez donde mantiene una tensa partida contra las fichas blancas de Pedro Sánchez.

Un Sánchez que aparentemente acaba de lograr una victoria parcial con la renuncia de Iglesias a entrar en el Gobierno pero que puede perder la partida si Iglesias consigue colocar en la vicepresidencia y en varios ministerios a dirigentes de Podemos, empezando por su compañera Irene Montero.

Todavía falta mucho por negociar entre el PSOE y Podemos, pero ahora la investidura de Pedro Sánchez parece más cercana y viable para el próximo martes día 23, gracias a la renuncia de Iglesias a ser ministro.

Lo que no quiere decir que el líder de Podemos haya dado un paso hacia atrás sino hacia un lado, porque si hay acuerdo Iglesias será ‘Vicepresidente en la sombra’ desde donde moverá sus peones situados en el Consejo de Ministros.

Aunque antes de que se llegue a esa situación todavía quedan muchas cosas por negociar y bastantes peticiones de Podemos que exigen en el Gobierno de coalición un reparto proporcional de ministerios en relación a los votos de cada uno y no a los escaños. Y que anuncian que no van a aceptar nuevos vetos de Sánchez porque los candidatos de Podemos a entrar en el Gobierno los seleccionará Iglesias.

Y además queda la negociación programática con capítulos importantes en materias laboral, fiscal, financiera, de vivienda y energética. Y por supuesto el número y la función de los ministros asignados a Podemos.

En la Oposición, donde se creía y se esperaba un suspenso de Sánchez en la investidura y su retraso a septiembre, impera el desconcierto tanto en el PP como en Cs.

Y entre los poderes económicos y los financieros del país, así como en las principales cancillerías europeas y en la de EE.UU crece la preocupación, por la entrada en el Gobierno de España de un partido como Podemos que es populista, marxista y de izquierda radical. Y que, además, mantiene muy estrechos vínculos con partidos soberanistas del País Vasco y Cataluña.

De ahí la importancia de la jugada maestra de Iglesias en la partida que mantiene con Sánchez. Y que, si concluye con el pacto de investidura -con los votos de PSOE (123), Podemos (42), PNV (6), CP (1) y PRC (1) y las abstención de ERC y Bildu-, el día 23 podremos decir -como anunciábamos ayer- que Iglesias ha ganado la partida y ha puesto ‘una pica en Flandes’. Al tiempo que seguirá mandando en Podemos e influyendo como nunca en la política nacional desde su ‘vicepresidencia en la sombra’ y con sede oficial en su chalé de Galapagar.