Marta Álvarez presidenta

El Consejo de Administración de El Corte Inglés, donde está representado más del 92 % del capital y de los accionistas de la empresa, ha nombrado por unanimidad Presidenta de El Corte Inglés a Marta Álvarez, la hija del gran Isidoro Álvarez que, con su hermana Cristina Álvarez, son las primeras accionistas individuales de la Compañía.

Estamos ante un acontecimiento empresarial que encaja en la lógica natural de cualquier empresa importante donde la propiedad asume la dirección de la Compañía. Y que además, y con este relevo, confirma la españolidad de la empresa y el regreso del estilo y de la familia de Isidoro Álvarez al frente de El Corte Inglés.

Máxime cuando Marta Álvarez ha demostrado, en estos últimos años, su capacidad de liderazgo y de gestión de esta empresa en cuyos resultados, correspondientes al ejercicio de 2018, se incluye una sustancial mejora con el beneficio neto de 258,2 millones de euros (un 27,7 % más que en 2017) y una cifra de negocios al alza de 15.783 millones de euros.

Y todo ello en el tiempo de la breve y buena presidencia de Nuño de la Rosa que trabajó bajo el liderazgo directo de Marta Álvarez y que ahora regresa a sus anteriores funciones de Consejero Delegado en la compañía de Víctor Del Pozo, el otro a Consejero Delegado de la Casa. Siendo ambos los dos pilares de la gestión de la Compañía y los más estrechos colaboradores de la presidenta Marta Álvarez.

Ha pasado poco más de un año desde que Dimas Gimeno (primo de Marta y Cristina) dejara la presidencia de El Corte Inglés que él asumió a la muerte de Isidoro Álvarez desde su puesto de entonces de Director General. Pero Dimas Gimeno, que quiso imitar a Isidoro asumiendo la Presidencia de El Corte Inglés y de la Fundación Ramón Areces (que controla la mayoría del capital) se equivocó.

Por la sencilla razón de que Dimas Gimeno carecía del liderazgo carismático y accionarial que sí tenía Isidoro Álvarez. Y porque, en el momento crucial y emotivo del relevo de Isidoro, Dimas no valoró las justas aspiraciones y los derechos accionariales de sus primas Marta y Cristina, que son las primeras accionistas individuales de la Compañía.

Lo que ahora, con la presidencia de Marta Álvarez y la estrecha colaboración de su hermana Cristina, se ha normalizado de una manera definitiva y con la decisión unánime del Consejo de Administración que confirmará la Junta General de accionistas el próximo mes de agosto. Dejando atrás con ello los desencuentros de los años pasados en pos del final de las desavenencias y de la plena cohesión y la estabilidad de la empresa.

Cuestiones esenciales para abordar el apasionante y permanente desafío de El Corte Inglés en el ámbito del comercio digital y de la distribución donde están dando la batalla a las primeras multinacionales del sector. Y donde la mejora de este segmento del negocio se presenta como pieza fundamental para el incremento de los ingresos y la reducción de la deuda.

Lo que, en un futuro no muy lejano y si la economía española confirma su recuperación, le permitiría a El Corte Inglés abordar una salida a Bolsa y con ella reforzar su estrategia comercial y relanzar su división internacional. Dos retos importantes que la Presidenta Marta Álvarez tiene por delante ahora que, con su hermana Cristina, ha recuperado la estela de su padre Isidoro Álvarez que en esta nueva etapa muy bien representado estará.