Vox tumba la investidura en Murcia y amenaza a Madrid

Empiezan a ocurrir cosas importantes y clasificadoras en la investiduras regionales que estaban pendientes porque Vox ha tumbado la del candidato del PP a la presidencia de Murcia, Fernando López Miras, acusando a Cs de no querer pactar con ellos. La decisión del partido de Abascal, que ha impedido la presidencia del PP y su gobierno de coalición con las huestes de Rivera, se proyecta como una clara amenaza sobre el futuro gobierno de Madrid.

Y también se convierte en precedente para la investidura de Pedro Sánchez porque si Vox ha roto el pacto de las derechas, en el bloque de la izquierda Pablo Iglesias puede hacer lo mismo en contra del PSOE si finalmente no se aceptan sus exigencias de que Podemos entre en el gobierno de Sánchez.

De momento Sánchez ya ha dado por perdida su negociación con Cs y PP y buena prueba de ello es que ayer ha dado luz verde para el pacto del PSOE de Navarra con PNV y Bildu para presidir la Comunidad foral.

Con distintos argumentos y desde posiciones diferentes Vox y Podemos tienen su parte de razón, porque si aportan diputados decisivos para las mayorías en juego lo lógico es que reciban compensaciones de algún tipo por parte del partido y de los líderes gobernantes.

Pero Rivera se ha negado a pactar con la derecha populista de Vox, máxime después que este partido lo insultara llamándole ‘acojonado, sinverguenza y lameculos de Macron’. Sin embargo esos indecentes insultos y lo ocurrido en Murcia dan fe de que Cs no pacta con Vox, como Rivera tampoco pacta con Sánchez.

Y menos aún cuando existe la amenaza de una repetición electoral nacional, si fracasa la investidura de Sánchez. Repetición que también podría ocurrir en Murcia y en Madrid si de aquí a septiembre no se han restablecido los puentes y los pactos entre PP, Cs y Vox.

Quien más ha perdido en Murcia y puede que en Madrid es el PP que ve muy difícil su posición y la oportunidad de seguir gobernando en estas dos Comunidades. Lo que constituye una pésima noticia para Pablo Casado, al tiempo que ubica al PP en las proximidades de la extrema derecha mientras Cs se apuntala en el centro de la política.

Vamos a ver qué ocurre el próximo martes en La Moncloa durante el que será el quinto encuentro entre Sánchez e Iglesias desde que acabaron las elecciones generales del 28-A. Y vamos a ver qué ocurre el miércoles en la Asamblea de Madrid con la candidatura de Isabel Díaz Ayuso porque, visto lo ocurrido en Murcia, lo lógico será que Vox también vote ‘no’.

Eso sí, en el caso de unas repeticiones electorales nacionales, murcianas y madrileñas, estas minorías radicales y exigentes de Vox y Podemos van a sufrir un duro castigo del electorado. Y es ese riesgo evidente lo único que podría hacer cambiar de opinión a Iglesias y Abascal en próximas semanas y meses, aunque de momento se resistan a pactar.