Investidura, el problema es Sánchez

Susana Díaz lo dijo a Pedro Sánchez en 2017 en un debate en Canal Sur: ‘Pedro, el problema eres tú’. Lo ha sido en el PSOE, a pesar de su regreso a la secretaría general vestido de ‘rojo’ y sigue siendo el problema para buen parte de España aunque haya ganado las elecciones porque es capaz de todo con tal de seguir en el poder.

Pedro Sánchez continúa diciendo que Podemos es su socio prioritario en la investidura pero con un acuerdo de colaboración pero sin Pablo Iglesias en el Gobierno, lo que por ahora ha dejado mudo al líder de UP. Aunque lo que a Sanchez le gustaría es un pacto con Rivera. Y por ello se asombra de los problemas que tiene para lograr la investidura a la que se oponen PP y Cs. Y se queja Sánchez de PP y Cs a las pocas horas de que él bendijera el pacto del PSOE con PNV y Bildu en Navarra rompiendo allí el frente constitucional.

Sobre todo esto Sánchez declaraba ayer en Bruselas: ‘Aquellas formaciones políticas que están diciendo que no a la investidura del Partido Socialista ¿qué es lo que están proponiendo, un bloqueo, o unas nuevas elecciones? Tienen que decirlo claramente’.

Primero una obligada precisión: Pablo Casado y Albert Rivera no se oponen a la investidura del Partido Socialista como declara Sánchez. A lo que PP y Cs se oponen es ‘a la investidura de Pedro Sánchez’, porque lo consideran aliado del separatismo catalán y vasco, tal y como se vio durante la moción de censura, en sus diálogos con Torra y ahora en los pactos de Navarra.

Entonces a la pregunta de Sanchez sobre ‘qué proponen PP y Cs’ hay una respuesta sencilla: que el PSOE presente otro candidato a la investidura. Ésa es la respuesta, aunque se entiende que no parece viable entre otras cosas porque nadie en este PSOE se atreve a rechistarle a Sánchez.

Pero si el PSOE presentara a la investidura un candidato distinto a Sánchez, como Borrell, García Page o Fernández Vara, que son políticos de un claro compromiso con la Constitución, PP y Cs apoyarían esa otra investidura.

Pero no la investidura de Sánchez, quien se entromete en la vida de Cs con presiones y utilizando a personajes como Valls o Macron. A los que se ha sumado de manera sorprendente el ex presidente Mariano Rajoy para pedir a Rivera que apoye a Sánchez. Lo que resulta extraño de oír en la persona que sufrió la moción de censura de Pedro Sánchez con ayuda de Iglesias, Junqueras, Otegi, Puigdemont y Urkullu.

Entonces ¿a cuento de qué reaparece Rajoy apoyando a Sánchez? Pues puede que el ex presidente tema que los fiscales de Sánchez lo investiguen por el caso Gürtel y por la ‘policía patriótica’. La que desde el Ministerio de Interior asaltó la casa de Bárcenas para eliminar algunas de las pruebas de la corrupción del PP que podrían señalar a Rajoy.

El problema, pues, no es la investidura del Partido Socialista sino la de Pedro Sánchez. Un Sánchez, por otra parte, desagradecido con Pablo Iglesias al que no quiere dentro de su Gobierno a pesar que fue Iglesias quien lo llevó a La Moncloa con el apoyo de Podemos y las gestiones que hizo ante nacionalistas vascos y catalanes en días previos a la moción de censura.

Y un Sánchez que amenaza a todo el mundo con la repetición electoral. Pues que repita las elecciones si se atreve, pero eso tampoco le garantiza su investidura porque la fragmentación de la política española podría dejar las cosas más o menos como están. Y en ese caso ‘el problema Sánchez’ se apreciará con mayor nitidez y la investidura seguirá bloqueada, salvo que en el PSOE se abriera paso un candidato constitucional.