Sánchez acelera la investidura

Pedro Sánchez quiere presentarse ‘en breve’ a la investidura aunque no tenga los apoyos necesarios para ello. Así lo ha declarado su portavoz José Luis Ábalos que no ha dado fecha aunque todo apunta que el procedimiento se iniciará en los primeros días de julio.

A Sánchez le ha entrado la prisa por dos motivos: para acercarse lo antes posible a una segunda votación por mayoría simple, porque sabe que en la primera no logrará la mayoría absoluta de 176 escaños. Asimismo, si de cara a esa segunda votación no logra los apoyos necesarios, Sánchez quiere que no se pierda en el tiempo para una repetición de las elecciones generales.

Posibilidad que se ha convertido en amenaza para los principales partidos de la Oposición, muchos de los cuales como Podemos y Vox podrían sufrir pérdidas notables de votos y escaños. Y es precisamente con esa amenaza con la que Sanchez -que se volverá a reunir esta semana con Iglesias- cree que logrará apoyos suficientes a su investidura en la segunda votación.

Hasta ahora Sánchez se ha limitado a decir a los líderes de la Oposición que no le pongan obstáculos a su investidura y le dejen gobernar en solitario. Una pretensión poco realista porque PP y Cs ya le han respondido que van a votar ‘no’, y lo mismo le ha dicho Iglesias salvo que Sanchez acepte dejarlo entrar en el Gobierno en compañía de otros dirigentes de Podemos.

Sin embargo Sanchez teme que en caso de repetición electoral PP y Cs se puedan presentar en una coalición con lo que el PSOE correría un riesgo no esperado, y además sufriría duros ataque de Podemos por no haber dejado entrar a Iglesias en el Gobierno.

De manera que Sánchez tiene prisa y está interesado en poner en marcha el reloj de los plazos institucionales de la investidura. Entre otras cosas porque en el caso de la repetición electoral esta podría coincidir con la salida de la sentencia del Tribunal Supremo (a la vuelta del verano) y en plena tensión en territorio catalán.

Y hablando de repetición electoral a no descartar que algo así pueda pasar en la Comunidad de Madrid si Vox rompe su relación con PP y Cs, y a la vez la derecha -que tiene mayoría- bloquea la investidura de Gabilondo como el candidato de la izquierda y del PSOE.

Nada pues se debe descartar ni en la política nacional ni en la madrileña donde los de Vox han roto las negociaciones cansados de que PP y Cs les pidan en Madrid el apoyo de sus concejales y diputados a cambio de nada. Y si la repetición se produce también en los comicios generales eso anuncia una guerra sin cuartel entre Sánchez y Rivera que ya veríamos donde puede acabar.

De momento a Sanchez le ha entrado la prisa para que comience el proceso de investidura y por algo será.