Macron presiona a Rivera para someter a España

Ante la anunciada retirada de Angela Merkel de la escena política, la salida del Reino Unido de la UE y la crisis institucional de Italia, el presidente de Francia, Enmanuel Macron, cree que ha llegado el momento de asumir el liderazgo de Europa, para lo que necesita la sumisa colaboración de España.

Lo que, por otra parte, no le impide a Macron pactar, negociar u colaborar en la UE y a nivel bilateral con la extrema derecha de Mateo Salvini que controla Italia.

Macron cuida y agasaja a Pedro Sánchez y presiona a Albert Rivera en el beneficio de Sánchez. El que ve en Macron y la UE la oportunidad para lavar y blanquear en Europa sus pactos ‘no democráticos’ y más bien extremos con Podemos, ERC y Bildu en pos de una investidura que, por el momento, le niega Cs. Lo que piensa arreglar Macron en próximos días presionando a Rivera.

Macron pretende ser un nuevo y pequeño Napoleón, dominador de la UE y necesita España a su ‘servicio’. Y presiona a Rivera para someter a Sánchez. al servicio de los intereses Francia. Como usa a su amigo Manuel Vals en la presión a Rivera y como su enviado del Elíseo a la península ibérica.

Un Manuel Vals errático que pacta con Iglesias y Colau en Barcelona y que se ha convertido en un nuevo ‘Pepe Botella’ del pretendido Napoleón. Y que, por ahora, se ha instalado en Barcelona de donde no tardará en salir huyendo -para no quedarse allí de concejal- en pos de un largo y lujoso viaje de novios con su millonaria compañera.

España no puede ser un país sometido a Francia y súbdito de Macron quien se ha entrometido en la política española desde el Palacio del Elíseo lo que constituye una ‘agresión’ y una falta de respeto a la soberanía de España.

Y lo que deberían denunciar en señal de protesta tanto Pablo Casado como Albert Rivera, dado que Sánchez. fue abducido por Macron y actúa como el ayudante del pretendido Emperador de la Vieja Europa a través de la UE.

Macron frente a Cs actúa con un cinismo descarado mientras él busca toda de negociaciones, pactos y acuerdos de toda índole con el líder supremo de la extrema derecha de Europa el italiano Mateo Salvini, que es el socio más importante de Marine Le Pen. O ¿acaso Macron y Francia se niegan a hablar y a pactar con Salvini en el marco de la UE?

Y dirá Macron sobre esos pactos con la Italia que controla Salvini que no tiene más remedio por la alta posición de La Liga en el reparto de poder en Italia. Pues lo mismo y a mucha menor escala es lo que ocurre en España con Vox, un pequeño partido que tiene pequeñas parcelas de poder local y regional y no nacional como Salvini.

Pero el hipócrita y ambicioso Macron presiona a Rivera para poner España y a Sánchez. a su servicio, ocultando sus relaciones con los gobernantes de la extrema derecha europea y en pos de su napoleónica ambición.