Telefónica tecnológica y también estratégica

El presidente de Telefónica José María Álvarez Pallete declaró el pasado viernes ante la Junta General de Accionistas que España necesita un tiempo de ‘estabilidad política’. El jueves el presidente en funciones del Gobierno Pedro Sánchez, nada más confirmar el encargo del Rey Felipe VI de que se someta a la investidura de Presidente del Gobierno, situó entre los principales retos de nuestro país ‘la digitalización de nuestra economía’. 

Ambos objetivos, ‘estabilidad política’ y ‘digitalización económica’ forman parte del presente y futuro inmediato de nuestro país y a ellos, según el presidente Sánchez se han de añadir ‘la transición ecológica, la igualdad y Europa’. Y nosotros añadimos: la consolidación, en acuerdos de las grandes fuerzas políticas nacionales, de la España unida y constitucional’. 

De ahí la importancia de las discretas negociaciones que se están llevando a cabo (entre PSOE y Cs) en buscar de un Gobierno estable, lo que no parece nada fácil pero tampoco imposible, porque el pacto PSOE-Podemos solo le garantiza la investidura a Sánchez y poco más. 

Y España, como dice Pallete, necesita un tiempo de estabilidad camino de la consecución de la modernidad donde Telefónica, con su despliegue de redes y fibra para el 4G y el 5G y el desarrollo de sus plataformas, bases de datos e inteligencia artificial, se ha situado entre las diez grandes empresas tecnológicas del mundo

Lo que le ofrece a España una posición de privilegio en Latinoamérica y en la Unión Europea y facilita esa ‘digitalización económica’ del país de la que habla Sánchez y que también figura en los programas políticos de Cs y PP, como una necesidad urgente de la sociedad española. 

De ahí la importancia de la visionaria revolución tecnológica que Pallete impulsó desde su llegada a la Presidencia de Telefónica, para tomar ahora la cabecera del tren de la innovación reforzando la compañía hasta elevarla al rango de ‘Telefónica Tecnológica’. 

A lo que habría que añadirle el calificativo de ‘Estratégica’, porque su gran capacidad tecnológica y sus redes van a permitir a las instituciones, las empresas y los ciudadanos una rápida y eficaz digitalización del conjunto de nuestra vida ‘conectada’ económica y social. Lo que sin duda repercutirá en el negocio y valor de la Compañía como sus accionistas lo apreciarán. 

Telefónica es y será ‘estratégica’ en España y también en el ámbito de la UE donde Telefónica jugará un rol destacado en la implantación y desarrollo del 5G (como líder europea en fibra) y como una pieza clave y europeista en el curso de la batalla tecnológica que hoy día libran las grandes potencias del mundo, y ahí incluida la UE. 

Por lo que Telefónica es hoy día para España, Latinoamérica y la UE una compañía más estratégica que cuando era una empresa estatal española. Y eso lo deberían tener en cuenta el Gobierno de España y las instituciones de la UE eliminando barreras reguladoras que le impiden a Telefónica competir con otras multinacionales tecnológicas, logísticas y de contenidos. 

Y también y al contrario ordenar y regular -por parte de España y de la UE-  el uso de la gestión ‘segura’ de los datos, que son parte destacada del valor de la Compañía y sus clientes que figuran en esas bases y son los dueños de sus datos, lo que les proporcionará un beneficio económico personal. 

España es un país líder en la escena internacional en infraestructuras, alta velocidad ferroviaria, energías renovables y ahora también en tecnología, redes e ínter conectividad. Un capítulo esencial que en los próximos años de imparable digitalización tendrá un crecimiento exponencial donde Telefónica asumirá un protagonismo especial. Sobre todo porque de la mano de Pallete fue pionera y por delante de los acontecimientos que están al llegar.