La ‘estabilidad’ es la ‘coalición’

Pedro Sánchez inicia el martes sus conversaciones con Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado para buscar apoyo a su investidura como presidente del Gobierno de España.

Y lo hace con un llamamiento a los tres partidos nacionales para lograr lo antes posible un pacto de legislatura que ofrezca ‘estabilidad’ a un nuevo Gobierno subrayando que ‘sólo él’ puede liderar el Ejecutivo, lo que es cierto e incluye la advertencia de que sin él la única y obligada salida es la repetición de las elecciones.

Precisamente por ello Sánchez está vez no puede culpar a Iglesias de dar paso a un gobierno de la derecha como ocurrió en 2016. Porque la derecha carece de diputados suficientes para ser alternativa. De ahí que Sánchez o pacta el gobierno de coalición con Iglesias o repetición electoral.

Y hora es que Ábalos, Calvo y Celáa acaben sus lamentos de plañideras con los que piden a PP y Cs que libren a Sánchez de la pesadilla de Iglesias porque, al margen del penoso espectáculo que ofrecen, nunca conseguirán que Casado y Rivera ayuden a Sánchez.

Sánchez se reúne el martes con los líderes nacionales de UP, Cs y PP en el Congreso de los Diputados y ha decidido iniciar las consultas con Iglesias, quien se ha sentido molesto por las declaraciones de la vicepresidenta Calvo en las que recordaba a Podemos su mal resultado electoral en los comicios del 28-A y 26-M.

Pero esos resultados por malos que sean incluyen el dato fundamental de que Iglesias tiene 42 diputados en el Congreso que son ‘imprescindibles’ para Sánchez en la votación de la investidura dado que tanto Rivera como Casado anunciaron que no apoyarán a Sánchez con sus votos ni tampoco con la abstención.

De manera que Sánchez o pacta con Iglesias y acepta su presencia en el nuevo Gobierno de España, y la de algún otro miembro de Podemos, o no habrá acuerdo. Entre otras cosas porque en este país se acabó el modelo presidencial y que ya es hora de que entremos los gobiernos de coalición, como los que ya existen en los planos autonómico y municipal y en casi todos los grandes países de la UE.

Máxime cuando Sánchez sabe que Iglesias fue un actor definitivo para su llegada a La Moncloa tras los pactos de la moción de censura. De ahí que la ‘estabilidad’ del nuevo Gobierno y del liderazgo de Sánchez pasará por el Gobierno de coalición.

O por unas nuevas elecciones con las que Sánchez pretenderá mejorar el número de sus escaños, aprovechando la crisis de Podemos y los pactos entre PP, Cs y Vox en los ámbitos autonómico y municipal. Aunque esa repetición electoral no es la mejor solución para afrontar la pretendida ‘estabilidad’ de la que Sánchez habla y ha convertido en su bandera con vistas a sus encuentros del próximo martes. De los que ya sabemos los resultados: Iglesias ministro o repetición electoral.

El caso de Vox frente a Cs es distinto porque si no se ponen de acuerdo en Madrid el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid acabaran en las manos de la izquierda. Mientras que a nivel nacional si Iglesias no aprueba la investidura de Sánchez la derecha no será la alternativa sino la repetición electoral.

Motivos por lo que la posición de Iglesias frente a Sánchez es mucho mas fuerte que la de Abascal frente a Casado y Rivera. Aunque está claro que estos últimos no pueden negar a Vox el derecho al diálogo porque le están pidiendo en Madrid los votos favorable de sus diputados y concejales. Y porque en caso de ruptura y de presencia de Carmena y Gabilondo en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid la responsabilidad no será de Vox sino sobre todo de Cs como es lógico y los madrileños lo entenderán.