Sánchez en su trampa y el 26-M como el 28-A

Por muchas tonterías que diga el Presidente Sánchez y sus ministros Ábalos y Celáa, pidiendo la abstención de PP y Cs para su investidura, está claro que para renovar su presidencia Sánchez necesitará los votos de Podemos y ERC, tras un pacto para meter a Iglesias en el Gobierno y otro pacto con Junqueras para conceder los indultos a los golpistas catalanes que resulten condenados en el juicio del Tribunal Supremo.

Pedro Sánchez habita en su propia trampa de la moción de censura que ganó contra Mariano Rajoy, en compañía de Podemos y del separatismo catalán, y de esa trampa no puede salir si quiere renovar el poder. Porque ni Pablo Casado ni Albert Rivera le ayudarán.

En cuanto a las elecciones del próximo domingo todo a punta a que la tendencia y los resultados de las elecciones del 28-A se volverán a repetir, en líneas generales, en los comicios autonómicos, municipales y europeos del 26-M.

Es decir: el PSOE seguirá ganando en las europeas y el cómputo nacional de las municipales pero con menos fuerza que el 28-A; el PP caerá mucho en las europeas y municipales con un duro resultado, aunque recuperará algunos votos de Vox; Cs seguirá subiendo y acercándose bastante al PP en la Europeas pero sin ‘sorpasso’; Podemos se caerá otra vez en europeas y municipales; y Vox entrará en el Parlamento de la UE pero con menos fuerza de lo que ellos esperaban.

Las incógnitas que permanecen vivas son las relativas a las dos alcaldías de Barcelona y Madrid, donde la izquierda radical de Colau, Carmena e Iglesias se juega mucho. Y a la Comunidad de Madrid donde PP y Cs luchan por el liderazgo de centro derecha e Iglesias y Errejón por el de extrema izquierda.

En Barcelona la batalla de la izquierda se presenta muy apretada entre los candidatos de En Común, ERC y PSC, y a la vez entre constitucionales y separatistas.

Mientras que en Madrid capital acaba de estallar una guerra abierta y sin cuartel entre Carmena e Iglesias al apostar Podemos e IU de una manera decisiva por la candidatura de ‘En pie Madrid’ del exconcejal de Podemos Carlos Sánchez Matos. Lo que rompe la pretendida unidad de la izquierda radical madrileña en torno a Carmena, poniendo en peligro su victoria.

En la Comunidad de Madrid el tándem de Podemos e IU se enfrenta a cara de perro al dúo de Carmena y Errejón (que ayer no llenaron el Madrid Arena), lo que podría beneficiar al centro derecha.

Lugar donde la candidata del PP Isabel Ayuso ha conseguido notoriedad a base de sus continuos disparates, y disputa el liderazgo del centro derecha madrileño y regional frente a Ignacio Aguado de Cs, quien si no gana al PP el 26-M sin duda mejorará.

Como mejorará en toda España el partido de Rivera aunque puede que no con la intensidad suficiente para desbancar al PP, pero sí para quedar muy cerca de Pablo Casado quien, en todo caso, saldrá muy debilitado de la cita electoral del 26-M.

Lo que se confirmará a nada que se repitan, como parece, los resultados del 28-A. Pero lo que podría ser muy grave para Casado si pierden en Madrid capital y la Comunidad madrileña las elecciones y los resultados de 2015 y además el Gobierno de la Puerta del Sol.

Dos citas en las que Casado tiene una directa responsabilidad porque fue él quien impuso a Almeida y Ayuso, dos imperfectos desconocidos, como sus cabezas de lista al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

Lugares donde podrían darse resultados diabólicos que obliguen a extraños pactos. E incluso en la Comunidad de Madrid que cuenta con 132 diputados  cabe un empate a 66 escaños entre izquierda y derecha lo que, sí no hay pacto, podría obligar a repetir estas elecciones a finales del presente año y tras prolongar por seis meses el actual Gobierno del PP en funciones que preside Pedro Rollán.