‘Hay partido’, en Madrid

Nadie habla de Europa en la campaña electoral de los comicios del 26-M, a pesar de que estas elecciones son importantes para la UE, que teme que los populismos se lleven un gran pedazo de la tarta del Parlamento Europeo. Sin embargo en España lo de la UE queda muy lejos de las preocupaciones de los ciudadanos que además ya están cansados del largo proceso electoral.

De hecho y tras el paréntesis del entierro de Rubalcaba los líderes de los grandes partidos nacionales han bajado y mucho la agresividad que ellos exhibieron durante la campaña de las elecciones generales. En debates donde Sánchez amenazaba con el resurgir de la extrema derecha en España, que luego se quedó en nada con 66 escaños de PP y 24 de Vox, mientras que Casado y Rivera acusaban a Sánchez de romper la unidad de España en el territorio catalán.

Ahora Casado no se mete con Sánchez sino con Rivera, y Rivera alardea de ser el partido que lidera la oposición, mientras Iglesias anda de rebajas en Podemos desde donde su compañera Montero dice que si Sánchez no les da ministerios al menos que les pague el apoyo a su investidura con alguna Secretaría de Estado.

El interés de estas triples elecciones, europeas, municipales y autonómicas se centra en la foto nacional que saldrá de las urnas europeas, y en saber qué pasará con las alcaldías de Barcelona y Madrid y especialmente con la Comunidad de Madrid.

Pero los líderes nacionales siguen apoyando a sus candidatos a alcaldes y presidentes regionales y se guardan el plató fuerte de Madrid para el final de la campaña porque ahí hay mucho en juego. Ahí está por ver si Carmena mantiene la alcaldía, si Cs queda por delante del PP y si en la Comunidad Errejón vence a la candidata de Iglesias.

Y por supuesto a ver quién gobierna en el Ayuntamiento y la Comunidad. Y de ese resultado también va a depender el presente y futuro político de Pablo Casado como presidente del PP, por más que presuma de tener cuatro años por delante.

Porque si el PP no remonta el vuelo como promete la sombra de Alberto Núñez Feijóo se proyectará sobre el edificio de Génova 13, donde el PP acaba de desplegar una lona optimista en la que se dice: ‘Hay partido’.

En efecto, todavía hay partido pero para en la batalla de Madrid, donde nadie sabe al día de hoy quien lo puede ganar.