La gran oportunidad de Albert Rivera

El importante ascenso de Cs en los pasados comicios del 28-A le ofrecen a Albert Rivera una excelente oportunidad en las elecciones del 26-M para dar un salto definitivo hacia delante y, por primera vez, superar al PP en la cita de circunscripción única nacional de las elecciones al Parlamento Europeo que ofrecerán la foto fija y la más exacta del momento político español. 

No en vano en los pasados comicios generales del 28-A sólo 200.000 votos separaron al PP de Cs, un 0,8 %, pero el desánimo del electorado del PP y el regreso del ímpetu den centro político puede hacer que Rivera, en el test nacional de las elecciones europeas, se ponga por delante de Casado. 

Y aunque el líder del PP lo sería también de la Oposición gracias a sus 66 escaños en el Congreso de los Diputados, moralmente y ante la opinión pública y el escenario Europeo el presidente de Cs aparecería como la única  alternativa a Pedro Sánchez. 

Sobre todo si Rivera acompasa una victoria en las urnas europeas con otra victoria en la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid donde podría superar al PP, e incluso gobernar en ambas instituciones con el apoyo de PP y de Vox. Aunque la presencia de estos últimos en su coalición no le será nada fácil de articular y de soportar. 

Y a partir de ahí, y concluidos los comicios del 26-M, comenzarán los bailes nupciales de los pactos de investidura para Presidente del Gobierno y para los presidentes autonómicos y de las principales alcaldías del país. Y es en esa múltiple danza donde se va a dilucidar si cabe o no un posible acuerdo entre PSOE y Cs, a pesar de la mutua animadversión personal y política que hoy existe entre Pedro Sánchez y Albert Rivera. 

Sobre todo porque Pablo Casado también podría entrar en el juego de los pactos con Sánchez si aparece el riesgo de una repetición electoral que, de ninguna de las maneras, le interesa al PP. 

Mientras tanto Pablo Iglesias continúa su particular danza del vientre a las puertas de La Moncloa para seducir a Sánchez y para que lo meta en el nuevo Gobierno, pero por ahora esa opción parece bloqueada a la espera, por parte de Sánchez, de encontrar una solución más centrada con Cs o con el PP. 

Y a no perder de vista en esto de los futuros pactos de gobernabilidad las presiones e influencias de los poderes económicos españoles y de países importantes de nuestro entorno como Francia y Alemania e incluso los EE.UU. y las Instituciones de la UE, porque en la Europa post Brexit la centralidad de la política española parece esencial ante al auge de los populismos eurófobos. De ahí la preocupación por la posible llegada de Podemos al Gobierno de España, y la repercusión económica que ello podría acarrear. 

Apenas quedan 20 días para la noche electoral del 26-M, la que le ofrece a Albert Rivera y Cs una gran oportunidad al tiempo que servirá para saber y comprobar si el PP de Casado y el Podemos de Iglesias se recuperan o si por el contrario continúan dando marcha atrás.