Error de Leopoldo López y tensión en Caracas

De grave error y de provocación temeraria debe calificarse el que el dirigente opositor venezolano Leopoldo López haya dado una rueda de prensa en contra de Nicolás Maduro a las puertas de la embajada de España. Lo que ha provocado la indignación del régimen de Maduro y el malestar del ministro de Exteriores Josep Borrell quien ha dado instrucciones para que López no vuelva a ofrecer entrevistas ni a lanzar proclamas políticas desde la embajada de española.

Hechos ocurridos poco después de que López hubiera sido acogido ‘como invitado’ en esa parte de territorio español cuando huía de la policía venezolana, tras haber roto López su detención vigilada en su domicilio con la ayuda de un comando del líder opositor Juan Guaidó, a quien el Gobierno de Pedro Sánchez reconoció como ‘presidente interino’ de Venezuela.

El error de Leopoldo López, en el que también tiene responsabilidad el embajador de España en Caracas por haber consentido la rueda de prensa, abre una crisis política y diplomática entre Madrid y Caracas de imprevisibles consecuencias porque la ‘condición de invitado’ no existe en el derecho internacional. Y porque siendo López venezolano no puede pedir asilo político en una embajada que se ubica en territorio de Venezuela.

Digamos que López se ha ‘refugiado’ en la embajada de España y que ha sido acogido como ‘invitado’. Y ahora falta ver como discurre esta crisis y si Maduro se atreverá a entrar en la embajada española a cazar a López lo que sería una violación de nuestro territorio y soberanía nacional.

De hecho López quedará, de momento, como estaba antes en detención domiciliaria pero en la embajada de España. ¿Por cuanto tiempo? No se sabe aunque ideal sería que Nicolás Maduro le permita viajar a España de la mano de su amigo Zapatero.

Porque si la policía venezolana entra en la embajada cumpliendo la orden del Tribunal Supremo de Venezuela la ruptura diplomática y política entre Caracas y Madrid sería automática.

Naturalmente la oposición a Sánchez de PP y Cs se han apresurado a pedir al presidente del Gobierno en funciones que no ceda ante Maduro y que proteja a Leopoldo López.

Y que nadie dude de que la inmensa mayoría de los españoles y nuestro Gobierno están a favor de la libertad de Leopoldo López pero conviene no cometer errores que den alas a Maduro, quien hasta el momento ha logrado mantener el control y el apoyo de las Fuerzas Armadas venezolanas.

Fuerzas Armadas sobre las que Guaidó y López dicen que ya empiezan a resquebrajarse. Y todo ello en un momento en el que Donald Trump parece dispuesto a algún tipo de intervención en Venezuela y puede que algo de eso haya estado en sus últimas conversaciones con Vladimir Putin. A fin de cuenta si Rusia se ha quedado con Crimea no puede negarle a Trump que Venezuela pertenezca a su zona de influencia,

Habrá que esperar pero la tensión venezolana se ha vuelto a disparar.