Sánchez triunfa, Casado destrozado y posible Gobierno PSOE-Cs

Pedro Sánchez volverá a ser el Presidente del Gobierno de España tras su clara victoria electoral, y podrá lograr su investidura mediante pactos con Podemos, PNV y ERC. E incluso con Cs si llegara a un acuerdo con Albert Rivera. El pacto con los soberanistas supone para Sánchez garantizar los indultos a los golpistas que resulten condenados en el Tribunal Supremo. Y un acuerdo con Cs exige a Sánchez el convencer a Rivera de que rompa su cordón sanitario, frente al PSOE. Y no hay que perder de vista como posibilidad un pacto de gobierno entre PP y PSOE por difícil que parezca parezca. Ese modelo ya existe en Alemania y se llama 'la gran coalición'.

En el acuerdo de Sánchez con Rivera están muy interesados los primeros protagonistas del mundo económico y financiero español. Los que sin duda querrán influir y presionar en favor de esta solución. Solución ésta de PSOE-Cs que teme y mucho Pablo Iglesias (porque ahí se juega su futuro político), que ayer se apresuró a decir que España es un país ‘plurinacional y de izquierdas’ para decirle a Sánchez que no pacte con Rivera.

Intensa y apasionante noche electoral con una amplia victoria del PSOE de Pedro Sánchez con 123 escaños y un desastroso fracaso del PP de Pablo Casado que se queda en 66 escaños, frente a los 137 diputados que Rajoy logró en 2016.

Un fracaso que pone en entredicho la continuidad de Casado al frente del Partido Popular, al que ha situado en el peor resultado de su historia con la ayuda de su protector José María Aznar y de sus discursos broncos y sus candidatos ‘estelares’, que no han parado de desbarrar.

Por el contrario importante ascenso de Cs de Albert Rivera -que logró un buen impulso en los debates- que sube de sus actuales 32 escaños a 57 y convierte a Cs en tercera fuerza política nacional, amenazando el liderazgo del PP en el centro derecha español que está por refundar, porque el PP ha logrado el 16,6 % de los votos y Cs el 15,8 %.

En Podemos alegría contenida porque aunque pierde 30 escaños consiguen que su caída no sea catastrófica, entre otras cosas gracias a la actuación de Pablo Iglesias en los debates televisivos, y cuando las encuestas le ofrecían un pésimo resultado a este partido por sus crisis internas. Pero su presente y futuro dependerá de si consiguen o no entrar en el gobierno de Sánchez.

Mientras que Vox irrumpe en Congreso con unos meritorios 24 escaños, pero no da la sorpresa que de ellos se esperaba. Ahora bien se han situado como quinto gran grupo nacional de la Cámara y a partir de ahora darán y mucho más que hablar. En permanente competencia con el Partido Popular.

Y a subrayar el importante resultado de ERC en Cataluña (la venganza de Junqueras contra Puigdemont) que logra 15 escaños y el de Bildu en el País Vasco que pasa 4 y donde el ‘popular’ Maroto no ha salido elegido.

Naturalmente estas elecciones no se quedan aquí porque inmediatamente van a comenzar las europeas, municipales y autonómicas del 26 de mayo, y está claro que en esta segunda ronda electoral influirá y mucho el resultado del 28-A. Además el pacto de gobernabilidad nacional estará ligado a otros posibles acuerdos entre los partidos para gobiernos autonómicos grandes capitales de provincia.

De manera que todavía nos queda un mes por delante para ver cómo se articula la gobernabilidad del país. Lo de ayer fue un paso muy importante que coloca a Sánchez en Moncloa, pero falta por saber con quién. El pacto con Rivera puede ser más sencillo y fácil de lo que parece, entre otras cosas porque Sánchez y Rivera no han olvidado que Iglesias les impidió gobernar en la investidura de marzo de 2016.