Casado vuelve a meter la pata

Rodeado por sus periodistas fanáticos y más extremos el líder del PP Pablo Casado se ha declarado favorable a que dirigentes de Vox entren como ministros en un futuro y pretendido gobierno nacional, si el PP resulta ser el partido más votado del centro derecha español y puede sumar los escaños de Cs y Vox para alcanzar la mayoría absoluta, lo que está por ver.

¿Qué necesidad tenía Casado de hacer afirmación que favorece a Vox en el final de la campaña, moviliza al electorado de la izquierda y espanta a Cs? Ninguna, pero este chico del PP está claro que no es una lumbrera, que ha hecho unos desastrosos fichajes de candidatos estelares, y que va de lío en lío (el último de Ángel Garrido) y sin haber ganado ninguno de los debates televisados.

Pasó a grandes velocidades y muy recomendado por la Universidad, hizo un máster cuya tesis no ha querido enseñar, es alumno predilecto de Aznar y si se descuida y sale mal parado en las elecciones su amiga y muy ambiciosa Cayetana lo apuñalará y lo sustituirá.

Desde luego si Rivera tiene la llave de la investidura de Casado no lo va a apoyar si pretende incluir a Vox en el Gobierno de España. Y como Casado se acaba de comprometer públicamente con Abascal si, llegado el caso, Casado no cumple su promesa entonces será Vox quien lo vetará.

Esta declaración de Casado le ha venido de perlas a Sánchez y a Iglesias para el cierre de la campaña electoral y su contradiscurso del gobierno de la extrema derecha. Y ha caído como un jarro de agua fría en la dirección de Cs donde pensarán que Casado está desconcertado y dice cualquier cosa que se le pasa por la cabeza.

Y si a esta metedura de pata de Casado le añadimos otras sobre el aborto, las pensiones, el salario mínimo y el delito de violación, o de lema de ‘Valor seguro’ que no dice nada, veremos que esta costosa campaña electoral del PP no ha sido lo que se dice un éxito.

Aunque serán los votantes de este partido los que dentro de 48 darán su veredicto final. Y no parece que vaya a ser muy bueno para el PP porque Vox, ese partido al que Casado le ha ofrecido ministerios, puede ser el mismo que provoque una debacle en el PP. Lo que también está por ver y muy pronto sabremos si solo son especulaciones o la cruda realidad.