Rivera ganó el debate con Sánchez a la defensiva

Si de lo que se trata es de dar un vuelco al resultado electoral que ahora anuncian las encuestas y de movilizar a los votantes indecisos tenemos que decir que el primer debate de TVE 1 lo ha ganado Albert Rivera. Con cierta agresividad, sí, pero con gran eficacia política y visual.

Y lo ha perdido un Pedro Sánchez, el favorito de las encuestas, desvaído, a la defensiva e incapaz de responder a Albert Rivera y a Pablo Casado sobre los indultos a los golpistas ni a Pablo Iglesias sobre los pactos de Gobierno.

Aunque puede que quien más perdió fue un Casado desdibujado por la falta de firmeza y de un discurso ordenado e incisivo. Y ello va a favorecer a Vox, porque la tensión la impuso Rivera frente a Sánchez e Iglesias. Un líder el de Podemos que asombró por su moderación y su discurso ‘constitucional’, a pesar que sus aliados son los que pretenden romper la unidad de España y el marco constitucional.

En las cuestiones económicas el discurso de Casado pareció creíble con sus propuestas fiscales para la mejora del empleo, pero en las reformas fue Rivera quien aportó novedades (ayudas a las familias, autónomos, tarjeta sanitaria nacional, 3 % de voto nacional para poder entrar en el Congreso).

Mientras que en el ámbito social Sánchez exhibió los decretos sociales de su Gobierno pero Iglesias fue más allá en las pensiones mínimas (600 €), en Educación y Sanidad.

Sin embargo en las dos cuestiones políticas de fondo, la crisis catalana y los pactos de Gobierno, Sánchez, muy bajo de tono, se ha puesto a la defensiva y no quiso responder a la pregunta, reiterada por Rivera y por Casado, sobre si concederá los indultos a los golpistas, ni sobre su negociación con Torra.

Y tampoco respondió Sánchez a Iglesias sobre si renuncia a un pacto de gobierno con Cs. Además se quejó de que Cs le haya impuesto un ‘cordón sanitario’ y desprecio la oferta de coalición con Podemos que le hizo Iglesias al decir que en su Gobierno habrá ministros socialistas e independientes.

Tampoco respondió Casado a la propuesta de Rivera de una coalición de compromiso constitucional y este silencio llamó la atención.

Mientras Iglesias, con un tono muy moderado, leyendo la Constitución y pidiendo sensatez a sus interlocutores en el debate parecía presentarse como el ‘estadista’ de la reunión o puede que estuviera despidiéndose de la vida política si el 28-A los resultados electorales confirman la debacle de Podemos que le anuncian las encuestas.

Vamos a ver qué pasa hoy en en segundo debate de Antena 3 TV y si en esta ocasión Sánchez -que salió huyendo de TVE como alma que lleva el diablo para refugiarse en la sede del PSOE- recupera el pulso y dice algo más. Pero en este primer asalto Sánchez salió muy tocado y no le será fácil remontar. Además Rivera ha hecho llamamientos al electorado del PSOE con el tema catalán que veremos si tienen consecuencias el próximo 28-A.

En el segundo debate Rivera intentará mantener la iniciativa y protagonismo, y Casado deberán tomar impulso porque en el debate de TVE 1 se llevó un severo varapalo de Rivera con la foto de Rato en prisión y la acusación de Sánchez por la reciente corrupción del PP. Y fue Rivera, y no Casado, quien sacó a Sánchez la corrupción socialista de los ERE de Andalucía.

Evidenciando la debilidad la de Casado que, sin duda, va a beneficiar a Santiago Abascal. El que a pesar de su ausencia en el debate se llevó su cuota parte de ganancia por lo ocurrido en este primer debate nacional.