Sánchez manipula TVE para evitar los debates

Algo serio está pasando y cambiando en las encuestas electorales para que Pedro Sánchez haya decidido boicotear el debate de Atresmedia del día 23 e imponer, ese mismo día y a la misma hora, otro debate similar ‘a cuatro’ en TVE con el objetivo de doblegar al resto de candidatos, o simplemente para impedir que se celebren los debates electorales. O, en el peor de los casos, para justificar su ausencia porque teme que la cuestión catalana perjudique al PSOE.

El comportamiento de TVE y de su administradora Rosa María Mateo, una locutora sin experiencia de gestión ni de información, es anti democrático y desprecia el consenso hallado entre PP, Cs y UP con la sola intención de favorecer al PSOE y de ponerse al servicio de Sánchez.

A sabiendas el PSOES que PP, Cs, y UP sí que acudirán el martes 23 a la convocatoria de Atresmedia ya pactada desde hace tiempo para el debate electoral. Una cita a la que no quiere ir Sánchez y por eso ha impuesto a TVE que convoque otro debate el mismo día y a la misma hora a fin de que no se pueda celebrar ninguno de los dos entre los candidatos (Sánchez, Casado, Rivera e Iglesias) de los partidos nacionales con representación parlamentaria.

Y se entiende que esa estrategia de destruir los debates electorales sea la de Sánchez, pero no es admisible la colaboración sumisa y destructiva de TVE que es una cadena pública, en contra de la mayoría de los partidos afectados, de los profesionales del ente público e incluso del Consejo de los Servicios Informativos.

Lo que supone abrir una seria crisis en el interior de RTVE y lo que puede conducir al cese de la responsable interina Rosa María Mateo, que está a lo que mande La Moncloa y no sabe ni hacer la O con un canuto.

Sánchez quería a Vox en los debates para escenificar su ‘titánica lucha’ con las ‘tres derechas’ pero como la JEC ha eliminado a Vox, y le ha estropeado a Sánchez su guión inicial, pues el Presidente ha decidido que lo que más le conviene es que no haya debates.

Y por ello ha anunciado que no irá a A3TV el día 23 a debatir con Casado, Rivera e Iglesias y que se irá solo a TVE que había programado su debate para el lunes 22 y que ayer lo pasó al martes 23 por orden de Sánchez y para intentar que no se celebre ninguno de los dos debates.

Y se entiende, porque Sánchez lleva mucho tiempo huyendo de la verdad y de la realidad del país y se niega a responder sobre Cataluña y País Vasco y sobre sus futuros pactos de Gobierno. Y puede que además las encuestas secretas que están manejando en La Moncloa no sean muy buenas para el PSOE y por ello prefiere no ir a los debates para evitar riesgos.

Pero si el martes 23 deja vacío el atril del PSOE en Antena 3 TV y en el plató están Casado, Rivera e Iglesias eso dejará a Sánchez como un cobarde ante los demás que sí debatirán. Y si además se presenta solo, como prometió, ese mismo martes 23 en el plató de TVE entonces Sánchez hará un ridículo monumental.