Cayetana se va a cargar el PP

‘Dime con quién andas y te diré quién eres’. Pues este refrán se le puede aplicar a Pablo Casado por la selección de sus candidatos estelares en los presentes comicios que son dos, 28-A y 26-M. Para los que el líder del PP ha seleccionado a Adolfo Suárez Illana como su número dos por Madrid, a Cayetana Alvárez de Toledo como la número uno por Barcelona, y a Isabel Díaz Ayuso de candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Semejante selección da una nuestra del poco talento y ningún talante del líder del PP. El que pretende ni más ni menos que ser el Presidente del Gobierno de España. ¿Con esta tropa? Y, por cierto ¿Qué ha sido de su desaparecido secretario general? Haber depurado, como ha hecho Casado, a lo mejor del PP para fichar a estos artistas de medio trasmite una pobre imagen del liderazgo de Casado.

Y se ha lucido porque los tres, con él a la cabeza, se han metido en varios charcos sobre el aborto, las pensiones, el salario mínimo y ahora el delito de violación. Asunto en el que la camorrista Cayetana ha dado una exhibición de sus malos modales y de confusión mental, peleándose con casi todos los participantes en un debate ‘a seis’ televisado en TVE1. En el que Cayetana quedó muy mal en sus discusiones con los segundones de los partidos con representación parlamentaria, es decir sin Vox.

A ese debate debió acudir en nombre del PP el secretario general Teodoro García Egea, pero el presunto número dos de Casado ha sido desplazado por Cayetana que es la que ahora manda en el PP. Al mismo nivel o incluso por delante de Casado, como adjunta que es del garganta profunda de este partido y su auténtico mentor: José María Aznar.

Lo de Cayetana -se veía venir- acabará mal en el PP. O ella misma acabará con el PP y con Casado para sustituirlo, si en la noche del 28-A el PP se da un batacazo monumental por el doble ascenso de PSOE y Vox.

Y también por el bronco discurso de ‘fin del mundo’ que está exhibiendo Casado a diario a palos con Sánchez, y con pocas más variantes que sus críticas sobre los pactos de líder socialista con Arnaldo Otegui en el País Vasco y con Oriol Junqueras en Cataluña.

Pero mientras Casado toca el bombo y Rivera el obsesivo tamboril del 155, Sánchez se les escapa hacia arriba en todas las encuestas, lo que suele ser inversamente proporcional al hundimiento de Podemos. El partido de Pablo Iglesias, otro mono temático, que se agarra a las cloacas de Villarejo como su última tabla de salvación.

Y al que los últimos sondeos presentan muy mal con un Podemos que está por debajo de los 30 escaños y por detrás de Vox. El partido de Santiago Abascal, convertido en ‘el convidado de piedra’ de todos los debates, por causa de una demencial Junta Electoral Central (JEC) que se entromete en las empresas privadas y hace caso omiso de la realidad nacional.

En la que la famosa Cayetana, y su corte de predicadores mediáticos, va de bronca en bronca como argumento electoral, convencida de que el ruido y el disparate es su mejor arma electoral.