El País con la anti España

El diario El País después un reforzamiento ‘pro activo’ de la propiedad del Grupo PRISA y, tras liquidar de mala manera al anterior equipo directivo, ha emprendido una nueva línea informativa y editorial muy próxima la izquierda radical de Pedro Sánchez.

La que ha defendido un temerario acercamiento al soberanismo catalán. Y bajo la influencia de Podemos una política económica deficitaria en gasto público, con masiva subida de los impuestos y contraria a la convergencia con los objetivos de déficit de la UE. En un tiempo difícil donde la OCDE y BCE avisan del riesgo de desaceleración y recesión en Europa.

Y para justificar y completar el vuelco editorial del Grupo PRISA, que ahora preside Javier Monzón tras cesar a Juan Luís Cebrián, El País se acaba de liar a palos, en un editorial titulado ‘España sin anti España’, con el PP de Pablo Casado y Cs de Albert Rivera dos políticos a los que, por defender la España constitucional, el periódico sanchista les acusa de formar un ‘bloque derechista refractario al entendimiento político’.

Pensarán en El País, por aquello de ‘la letra con sangre entra’, que con ese  editorial PP y Cs le levantarán a Sánchez merecido veto con el que Casado y Rivera pretenden que Pedro, ‘el resistente’, repita como el presidente del próximo Gobierno tras las elecciones del 28-A. Aunque imaginamos que los editorialistas sospechan que en su empeño de doblegar a Casado y Rivera va a fracasar.

De lo que se deduce que a Sánchez solo le queda regresar a las andadas y pactar con Pablo Iglesias y Quim Torra, si PSOE y Podemos suman 151 de los escaños, a los que deberán añadir los 25 de los nacionalistas para lograr los 176 de la mayoría absoluta.

Pero El País no dice nada de este regreso ‘a los infiernos’ del soberanismo con el populismo morado, de lo que se desprende su bendición (y la de sus propietarios) a Sánchez para que haga lo que le dé la gana para apaciguar su insaciable sed de poder.

Y lejos y olvidada queda la reunión de Sánchez con Torra en Pedralbes donde el Presidente eliminó sin pestañear la mención a la ‘Constitución Española’ en el comunicado final del encuentro y luego aceptó interponer un mediador o ‘relator’ entre el Gobierno de España y la Generalitat.

Regalos de Sánchez a Torra que a los soberanistas les parecieron escasos porque los jefes del golpe catalán de 2017 estaban huidos de la Justicia o sentados en el banquillo del Tribunal Supremo. Y por ello Torra no le podía aprobar los Presupuestos de 2019 al ‘Gobierno de España’, aunque fuera de Pedro Sánchez, y le pidió la Luna del referéndum de autodeterminación.

Todo esto le pareció ‘de perlas’ al diario El País. El que, aunque tilda de ‘populista’ a Pablo Iglesias, tampoco le disgusta el que Podemos apoye a Sánchez frente al malvado ‘bloque derechista’ de PP y Cs. Lo que incluye  que, después de los comicios del 28-A, Iglesias será el vicepresidente del Gobierno de Sánchez por derecho propio y por sus escaños.

Y todo ello por la ‘culpa’ de la tozudez constitucional de PP y Cs y con los apoyos favorables del soberanismo vasco y catalán. Pero, eso sí, siempre y cuando Sánchez conceda los indultos a los golpistas catalanes que resulten condenados en el Tribunal Supremo, para desautorizar al alto Tribunal y dar alas a un nuevo intento de golpe de Estado catalán.

Esto es lo que encubre el diario El País. Y hay más, porque Iglesias, que se ve vicepresidente de Sánchez, afirma que ‘en España hay presos y exiliados políticos’, apoya el referéndum de autodeterminación para Cataluña (y otras autonomías) y desprecia la Transición, la Constitución y la UE. Y nos anuncia próximas proclamas municipales contra la Monarquía, tras los comicios del 26-M, en los ayuntamientos de izquierda donde Podemos tenga capacidad de influencia para su gobernabilidad.

Y dice El País en su flamante y agresivo editorial que PP y Cs ‘bloquean las instituciones y desprecian a quienes las representan’ (sic). Lo que supone afirmar, a sensu contrario, que Iglesias y Torra son hoy los paladines de la democracia y los guardianes del orden constitucional. Y que, el temerario  Pedro Sánchez es el fiel de la balanza y un estadista equidistante entre el nacionalismo soberanista y el nacionalismo español (y constitucional).

Y precisamente por ello el estadista Sánchez está depurando de las listas al Congreso del PSOE a los candidatos y dirigentes de su partido que puedan ser sospechosos de defender la España constitucional. No vaya a ser que, tras las elecciones del 28-A, Sánchez tenga problemas ‘internos’ a la hora de pactar su investidura con Iglesias y Torra.

Una limpieza ‘étnica/democrática’ en la que se ha revelado ser un experto Pablo Iglesias en Podemos. Y que imaginamos que al señor Monzón y a los dueños del Grupo PRISA y del diario El País les parece ¡fenomenal! Porque a lo mejor consideran que volviendo a enseñar el espantajo del Gobierno a lo Frankenstein y, tras la broca del diario a Casado y Rivera, ambos dirigentes recapacitarán, se presentarán cabizbajos ante Sánchez y se allanarán.