Sánchez no descarta indultos y Franganillo en el alero

Mal, muy mal le ha salido a Pedro Sánchez la entrevista que él buscó en el Telediario de la noche en TV-1 para, abusando de su posición, relanzar su pre campaña electoral con vistas a las elecciones del 28-A.

Podríamos decir, vista la depuración que Sánchez ha hecho en el Grupo Parlamentario del PSOE de Soraya Rodríguez y José María Barreda por criticar lo del ‘relator’, que al entrevistador y presentador de TVE Carlos Franganillo ‘le quedan dos telediarios’.

Porque, lejos de las amables entrevistas de Ana Blanco, el periodista cazó, acorraló y dejó en evidencia a un presidente que miente sin parar y que sólo quería hablar de su fallida con los Presupuestos agenda social pero que se enredó en sus respuestas y cayó de bruces en el peligroso pantano catalán.

Un Sánchez incómodo al que además se le escapó el gran titular de que ‘no descarta conceder indultos a los golpistas’ que resulten condenados en el juicio del Tribunal Supremo sobre el maldito ‘procés’, lo que quedó en clara evidencia a pesar de sus excusas. Y no ldescarta Sánchez los indultos porque esa es la última moneda de cambio que le queda en el bolsillo para intentar seguir en el poder, volviendo a pactar con Podemos y soberanistas, si el PP, Cs y Vox no suman una mayoría absoluta de 176 escaños el 28-A.

Sánchez solo quería hablar de su agenda social pero Franganillo, el que sin duda aprendió del periodismo americano en la corresponsalía de TVE en Washington, lo fue llevando suavemente a la esquina catalana del ring y allí no le dejó escapar del gran fiasco en las negociaciones y de los regalos con Torra y el soberanismo catalán de ERC y PDeCAT.

A cuerno quemado le supo a Sánchez ver a Felipe González acusándole de ‘desprestigiar las instituciones’ por aceptar el ‘relator’ de Torra. Palabra esta del ‘relator’ que Sánchez se negó a pronunciar llegando a la desfachatez de comparar su negociación infame con Torra con los pactos de la Transición donde nunca hubo un ‘relator’. Palabra está que Sánchez evitó a igual que, como le recordó Franganillo eliminó el vocablo Constitución del comunicado que acordó con Torra.

Y sobre las críticas de Rodríguez y Barreda al ‘relator’ Sánchez le echó la culpa a Adriana Lastra de la infame depuración infame de la que no hay duda (es su estilo) el Presidente fue el autor. Como le autor de su soledad en el marco constitucional el considera que es Albert Rivera y por eso carga en contra de Cs porque sabe que el ‘cordón sanitario’ y les culpa a Cs y al PP de la ausencia de Presupuestos hasta que Franganillo le recordó a Sánchez que fueron PDeCAT y ERC no autores de ese fracaso monumental.

Sánchez quiso imponer una y otra vez al tema social (donde el periodista le subrayó al Presidente que no pudo derribar la reforma laboral de Rajoy) y que aún no había conseguido la exhumación de Franco.

Y la cosa pudo haber acabado muy mal cuando al final del encuentro y tras avisar de la escabechina que Sánchez prepara en las listas del PSOE Carlos Franganillo le preguntó al Presidente si se retiraría en caso de no ganar las elecciones o no poder gobernar. Y otra vez Sánchez con sonrisa forzada y mirada ‘asesina’ se fue por los cerros de Úbeda hablando de baloncesto y sin querer contestar.

‘En menuda encerrona me has metido’ imaginamos que Sánchez le dijo a Ivan Redondo al terminar la entrevista, para la que el Presidente se había cambiado de traje y se había puesto su preferida camisa rosa, dado que por la mañana fue con chaleco y sin corbata a la Ejecutiva del PSOE en Ferraz.

Menuda nochecita la de Sánchez en el Telediario de TVE-1 y que se prepare Franganillo porque semejante audacia muy cara le puede costar. ‘Le quedan dos telediarios’ como se suele decir en estos casos, pero si eso ocurre será Rosa María Mateo la que se tenga que marchar.