El grave error del diario El País

Dos días tardó el El País en analizar y valorar en su página editorial la decisión del Presidente Pedro Sánchez de aceptar, como exige Quim Torra, la presencia de un ‘relator’ o mediador en las negociaciones de la ‘mesa de partidos’ para buscar soluciones al conflicto catalán. Una Mesa, simultánea a la negociación directa entre el Gobierno y la Generalitat, que también controlan la vicepresidenta Carmen Calvo (a través del PSC) y la consejera Elsa Artadi de la Generalitat.

En su editorial titulado ‘Error por error’ El País no explica el verdadero alcance del pacto del ‘relator’ que tiene como objetivos esenciales: por parte de Torra, escenificar una mediación entre el Estado y Cataluña; y por parte de Sánchez, lograr apoyo de ERC y PDeCAT a los Presupuestos, para no tener que adelantar elecciones y permanecer en el poder.

Un pacto de la mayor gravedad entre Sánchez y Torra, que daña el marco constitucional y que El País califica como un simple ‘error’. Cuando la cuestión tiene un alcance superior y deja el Gobierno de España a los pies de los caballos en vísperas del juicio en el Tribunal Supremo sobre el golpe de Estado catalán.

Peor aún, El País viene a decir de manera confusa que la temeraria decisión de Sánchez sobre el relator sería explicable si los soberanistas le hubieran dado garantías para aprobarle los Presupuestos.

El rotativo del Grupo Prisa, que controlan primeras empresas del Ibex 35, explica el presunto ‘error’ de Sánchez con el argumento de que la citada ‘Mesa de partidos’ no puede sustituir al Parlament. Pero esa no es la cuestión, entre otras cosas porque el Parlament no existe en la práctica política catalana que se decide en la prisión de Junqueras y en casa de Puigdemont de Waterloo.

La cuestión reside en la existencia de un primer paso para reconocer por parte del Gobierno de España la soberanía de Cataluña, a través de la figura del ‘relator’ (¿para qué necesita el PSC un ‘relator’ para hablar con ERC y PDeCAT?) y con el solo objetivo de que Sánchez permanezca en el poder hasta el mes de junio de 2020.

El País encubre a Sánchez y a Torra y critica a la Oposición del PP y Cs por el ejercicio de su derecho constitucional a manifestarse contra la decisión de Sánchez. Equiparando el diario –‘Error por error’- el desafuero del Presidente Sánchez con el derecho de manifestación de los partidos constitucionales a los que acusa de ‘profundizar en el deterioro del sistema político’ (sic), en un intento fallido de ‘empatar el partido’ y homologar a quienes desprecian la Constitución con los que la defienden.

El País califica de ‘brutal e incendiaria’ la respuesta de PP (que en el caso de Pablo Casado sin duda incluye términos excesivos) y CS a la decisión del presidente Sánchez, cuando de ‘incendiaria’ sí se puede calificar la sumisión de Sánchez a Torra. Y oculta el El País de manera premeditada en su editorial las denuncias que, contra la decisión de Sánchez, han hecho destacados dirigentes, diputados y gobernantes del PSOE.

De lo que se desprende que El País parece posicionarse en la ambigüedad ante la necesaria defensa del marco constitucional y democrático. Y que lo hace en aras de una impostada equidistancia entre Gobierno y Oposición. Lo que nos parece un error que daña la pretendida calidad e independencia del diario y sus compromisos constitucionales y democráticos.

En esta situación El País debería recordar a Sánchez el riego de su pactos con Torra, un fascista que niega la Constitución, promueve y ampara la violencia secesionista en Cataluña, insulta a España y al Rey y acaba de anunciar otra declaración unilateral de la independencia de Cataluña (cuando se conozca la sentencia del juicio del golpe) por la llamada vía de Eslovenia, que incluyó un conflicto armado.

Una hoja de ruta golpista de Torra ante el que se allana el Presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez con el regalo de ese ‘relator’ que se convierte en primer paso para el reconocimiento indirecto de la soberanía de Cataluña a través de estas negociaciones con la Generalitat.