A Sánchez le conviene romper con Torra y adelantar las elecciones

El Tribunal Supremo ha anunciado la apertura del juicio oral contra los procesados por el golpe de Estado catalán para el próximo día 12. Fecha que va a coincidir en el Congreso de los Diputados con el debate y la votación de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos del Ejecutivo de Pedro Sánchez que fracasarán si progresan las citadas enmiendas.

Y todo ello en un momento crucial de la seria crisis en el interior de Podemos y cuando el Presidente catalán Quim Torra vuelve a pedir a Sánchez el imposible referéndum de autodeterminación.

En tan complicadas y difíciles circunstancias Sánchez debería romper sus negociaciones con Torra y regresar sin más demora al marco constitucional, confirmando con ello el adelanto electoral para poder así hacer coincidir las elecciones generales con las autonómicas, europeas y municipales del 26 de mayo.

Y motivos sobrados tiene Sánchez para ello porque si avanza en el campo presupuestario, durante el juicio del golpe y de la mano de ERC y PDeCAT que apoyan a los golpistas, los resultados del PSOE en los comicios de mayo serán, diga lo que diga el CIS de Tezanos, muy malos. Tanto o más de lo que fueron los resultados de los socialistas en Andalucía.

Además, si Sánchez convocara elecciones generales el 26 de mayo el juicio del golpe de Estado se parará durante la campaña electoral y hasta que acaben las elecciones y ello favorecerá al PSOE. Máxime si para entonces Sánchez ha roto con Torra su diálogo imposible con el golpismo catalán.

Por otra parte la crisis de Podemos se puede enconar contra Sánchez porque Pablo Iglesias está acusando a Iñigo Errejón de favorecer un pacto entre PSOE y Cs. Por lo que Podemos podría sumarse, en pocos días, a quienes en el Congreso (PP y Cs) apoyan las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos de Sánchez.

Entre otras cosas porque a Iglesias le conviene sumergir la campaña de Errejón en la Comunidad de Madrid en el fragor nacional de las elecciones generales en las que Iglesias asumirá el liderazgo del cartel nacional de Podemos, dejando las campañas electorales de Carmena y Errejón en Madrid en un segundo plano.

Por todo ello Sánchez, Podemos y los soberanistas catalanes podrían echar por tierra los Presupuestos de 2019 y obligar a Pedro Sánchez al adelanto electoral. Y en estas circunstancias es Sánchez quien debería tomar la iniciativa y ser él quien rompa con Torra ante el inmovilismo y la radicalidad del catalán.

Sobre todo ahora que Podemos se desmorona a su izquierda lo que permite a Sánchez un giro a la derecha como ya lo hemos visto en política exterior y con Venezuela de la mano del Presidente Donald Trump. Además el PP de Casado está sufriendo el acoso de Vox y eso le permitirá al PSOE el ganar las elecciones generales con facilidad, pero sólo si rompe ahora con Torra.