Comienza el espectáculo de 2019

Incierto y oscuro, como se decía del reinado de Witiza, se presenta el curso político de este año 2019 que abre sus puertas en Madrid con el regreso de Rodrigo Rato, desde la cárcel donde habita, al banquillo de los acusados. Y esta vez por la salida a Bolsa de Bankia, la entidad financiera que presidió y que tuvo que ser rescatada con 23.000 millones de euros.

En Sevilla continúan las negociaciones entre PP y Cs para la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía el próximo día 16, y la posterior formación del gobierno andaluz. Lo que será posible si Vox no lo echa por tierra como lo temen en el PP, desde donde su secretario general Teodoro García Egea lanzó una advertencia a Santiago Abascal al decir que ‘la única esperanza de Susana Díaz se llama Vox’.

Y en Barcelona regresan las maniobras orquestales en la oscuridad de los dirigentes políticos de PDeCAT y ERC que, bajo la batuta del enloquecido Quim Torra, pretenden organizar en el Parlament otro festival separatista con los presos preventivos del golpe catalán. Los que el día 22 se sentarán en el mullido banquillo del Tribunal Supremo donde se los juzgará por rebelión y malversación.

En los tendidos del ruedo Ibérico español millones de ciudadanos asisten a este asombroso espectáculo, o circo político de tres pistas, que en tan solo dos semanas ofrecerá noticias de primera página nacional.

Mientras en la sección de internacional la estrella invitada será la ‘premier’ británica Theresa May que el próximo día 15 someterá, por fin, a votación en la Cámara de los Comunes el Tratado del Brexit que ella pactó con los otros 27 Estados de la Unión Europea.

Lo que nos anuncia un llamativo mes de enero sobre todo en lo del ‘cambio político’ de Andalucía que será importante y tendrá consecuencias en el sur y en el resto de España (especialmente en el PSOE). De igual manera que el resultado de la votación del Brexit en Londres tendrá consecuencias para el Reino Unido, la UE (España, ahí incluida) y los mercados internacionales del planeta.

Los que ya estaban preocupados por las crisis económicas emergentes de China y Rusia y por los desencuentros del presidente Donald Trump con la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes del Congreso de los EEUU.

Lo del juicio de Rato y lo del juicio del golpe catalán va para largo. Y cabe esperar que el juez del Supremo no autorice la charlotada que Torra quiere montar en el Parlament con los golpistas procesados. Entre otras cosas por el riesgo de fuga o atrincheramiento en el Parlament de los 12 imputados, para abortar el arranque del juicio y reanimar su campaña de propaganda.

Mientras tanto, Sánchez reza a ‘la Moreneta’ para que PDeCAT y ERC no presenten enmiendas a la totalidad de sus Presupuestos de 2019 y le den un respiro hasta el mes de marzo, donde luego ya se verá lo que ocurre. Y a la Virgen del Rocío está rezando la ex ministra de Mariano Rajoy Fátima Báñez para que la investidura de Juanma Moreno les salga bien.

Y para que Susana Díaz se afane en hacer las maletas para su esperado traslado a Madrid una vez que consiga un escaño por Sevilla en el Congreso de los Diputados. Lo que a Pedro Sánchez le inquietará, como parece lógico y natural, mientras recuerda ‘Los idus del 1 de octubre de 2016’, sobre los que escribió un ensayo Josep Borrell explicando el golpe de mano que echó a Sánchez de la secretaría general del PSOE.