El Rey con la bandera y Robles pide a las FAS que se alejen de la política

El rey Felipe VI ha reivindicado en la fiesta de Pascua Militar la bandera de España como símbolo de la unidad de España, lo que está muy bien y viene a cuento por los episodios radicales de ultraje a la bandera española.

Menos afortunada ha estado la ministra de Defensa, Margarita Robles, en una desafortunada y equívoca intervención, ante el Rey y los mandos de las Fuerzas Armadas, en la que ha pedido mantener a las Fuerzas Armadas (FAS) ‘alejadas de decisiones partidistas o coyunturales’.

Palabras estás de la ministra Robles que han sido excluidas de resumen de su discurso publicado en la web del Ministerio de Defensa. Lo que llama la atención y constituye una alusión de Robles en relación con el permanente desafío catalán, o al ‘coyuntural’ el inicio del juicio del golpe en el Tribunal Supremo y declaraciones del Gobierno y el PSOE en favor de indultar a los golpistas que resulten condenados por intentar romper la unidad de España con la proclamación de la independencia de Cataluña que se aprobó el 27 de octubre de 2017 en el Parlamento catalán.

Sorprende pues la declaración de la ministra Robles dando a entender que en las Fuerzas Armadas existe algún tipo de malestar, imaginamos que por el rumbo de la situación política en Cataluña tras los pactos del presidente Pedro Sánchez con los partidos soberanistas ERC y PDeCAT y Podemos, y por sus encuentros con Quim Torra a pesar los desprecios y falta de respeto recientes del Presidente de la Generalitat Torra a España y al Jefe del Estado en las visitas pasadas del rey Felipe VI a Tarragona, Gerona y Barcelona.

La ministra Robles, sin embargo, compensó esta recomendación (¿a quién se la hace?) de alejar las FAS de la política partidaria, con críticas indirectas al president Torra por sus incitaciones a la violencia y subrayando que las Fuerzas Armadas son ‘las principales garantes del orden constitucional’. Pero quien debe ser primer garante del ‘orden constitucional’ es el Gobierno de la nación que preside Pedro Sánchez.

Gobierno que, en algunos casos recientes hizo la vista gorda en Cataluña a pesar de desafueros e incidentes ocurridos en los últimos meses. Como han sido la petición de Torra a los CDR de ‘apretad’ en su violencia callejera, la retirada de los Mossos cuando se produjeron actos violentos en la AP-7, y la declaración de Torra proponiendo la vía de Eslovenia para la independencia catalana ‘con todas sus consecuencias’. Vía que en su día y en Eslovenia costaron decenas de muertos y actos bélicos.

Nadie pone en duda la lealtad de las Fuerzas Armadas a la Constitución, el Rey y al Gobierno de la nación, ni su respeto y actitud neutral ante el debate político y partidario nacional. Pero si dudamos del sentido de oportunidad  de la ministra Robles con su equívoca alusión al necesario alejamiento de las FAS del debate político y partidario. Salvo que ella tenga alguna información al respecto que nos debería explicar.