Torra rechaza los Presupuestos y desvela su diálogo con Sánchez

Se veía venir y ocurrió. El viaje de Sánchez a Barcelona y su reunión con Torra ha resultado un gran fracaso político, al margen de la violencia y la tensión que generó la celebración del Consejo de Ministros en la capital catalana.

Con ese viaje, y su alarde de diálogo con el pro golpista Torra, Sánchez solo buscaba el apoyo de PDeCAT y ERC a los Presupuestos de 2019 para poder permanecer en el poder hasta junio de 2020. Pero el cántaro de este cuento de la lechera monclovita se rompió porque Torra, pilotado por Puigdemont, ha anunciado que no habrá apoyo a los Presupuestos de 2019.

Y lo que es peor, Torra ha comenzado a desvelar el contenido secreto de su encuentro privado de hora y media con Sánchez y ha contado que propuso a Sánchez la celebración de un referéndum de autodeterminación con una mediación internacional. Lo que es el colmo de la locura de Torra y lo que deja a Sánchez a los pies de los cabellos.

Y todavía falta por saber qué fue lo que Sánchez le dijo a Torra sobre los presos preventivos del ‘procés’, el juicio en marcha que se inicia el 22 de enero, los indultos y el riesgo -según Sánchez- de que la derecha gane las próximas elecciones generales.

Naturalmente, Sánchez no lo contará pero Torra lo acabará contando y en ese caso estaremos ante un nuevo escándalo nacional de humillación del Gobierno de España ante el loco de Torra.

Lo hemos dicho varias veces y lo vamos a repetir, la decisión de Sánchez de ir a Barcelona a ver a un Torra que jalea la violencia y niega la legalidad y la Constitución era un gran disparate que saldría mal, como ha ocurrido.

Con el agravante todo ello, que deja en evidencia al PSOE y al Gobierno, y que semejante temeridad de Sánchez solo tenía como objetivo su interés personal para permanecer en el poder hasta junio de 2020. Lo que ahora se demuestra como algo imposible y le da toda la razón al PP y Cs que han abogado por la aplicación del 155 y por la ruptura de todo diálogo con Torra.