El Rey llama a la juventud y la convivencia

El esperado discurso de Navidad del Rey Felipe VI ha incluido un firme llamamiento a la convivencia nacional ‘sin rencores ni resentimientos, sin división ni enfrentamientos’ y con respeto la Constitución. Afirmando el Rey que ‘la convivencia es el mayor patrimonio de todos los españoles’.

Asimismo, el monarca ha hecho un especial llamamiento a la juventud para que se impregne del espíritu de la Transición y para que se comprometa con la democracia y nuestra Constitución.

‘La democracia y la libertad en España son el legado de la Constitución de 1978’ declaró el Rey, invitando a los jóvenes de nuestro tiempo a tomar el relevo de los protagonistas de la Transición, en estos tiempos tecnológicos de modernidad que vivimos. Tiempos en los que, como dijo el Rey, muchos jóvenes sufren problemas de empleo y, vivienda aunque ello no les impide su compromiso con la solidaridad, el clima, y con nuestro entorno europeo e internacional.

En su quinto mensaje de Navidad y en un tiempo difícil como el que vivimos el Rey Felipe VI ha hecho gala de su temple y ha enviado a los españoles un mensaje de presente y otro de futuro. De presente con el llamamiento a ‘la convivencia’, sin rencores, resentimientos, división y enfrentamiento’ lo que constituye una clara alusión a la crisis catalana y a la violencia sin control y al margen de la ley que se vive en Cataluña, incluso jaleada por el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Pero el Rey, aunque no lo mencionó expresamente, también se refiere al renacer de ‘las dos Españas’ en bloques ideológicos de la izquierda y la derecha. Lo que en los últimos meses ha estado marcado por la cuestión territorial y las amenazas a la unidad nacional. Y ahí incluida, por parte del Gobierno de Sánchez y tras su pacto con los soberanistas, la fractura del que hasta hace poco era el firme bloque constitucional.

El Rey navega por el proceloso mar español que ha tenido que surcar desde el inicio de su coronación, haciendo gala de temple y prudencia, a pesar de los múltiples escollos y contratiempos que le ha tocado sortear. Tanto en el ámbito familiar como en el político, y ahí incluido el golpe de Estado catalán, que afrontó con decisión en su importante discurso del pasado 3 de octubre de 2017, y la ausencia de una legislatura estable y completa.

Por ello el Rey habló de la convivencia en la España de hoy y de la juventud en la España de lo que queda del Siglo XXI. Y a buen entendedor no hacen falta mas palabras aunque a lo mejor algunos esperasen más concreción porque los mensajes han sido claros y conciliadores en este tiempo tenso de la presente Navidad.