Cumbre de la vergüenza entre Sánchez y Torra

El Presidente Sánchez en compañía de varios de sus ministros ha aceptado reunirse hoy con Torra y una parte del Govern en una cumbre política en la que los separatistas plantearán el rechazo a la Monarquía, la independencia de Cataluña, libertad para los presos golpistas y posibles indultos para estos si son condenados en el juicio del Tribunal Supremo que ya está en marcha.

Y todo ello en vísperas del Consejo de Ministros que Sánchez celebrará el viernes en Barcelona bajo la amenaza de una batalla campal de miles de manifestantes de los partidos y organizaciones secesionistas y los violentos CDR que jalea y protege el propio Torra.

Estamos ante una cumbre bilateral de la vergüenza y la humillación de las instituciones españolas que acepta Sánchez en su solo beneficio personal (para retrasar la convocatoria de elecciones). Y que transmite al resto de las Comunidades Autónomas el mensaje de que si quieren un trato similar del Gobierno de España deberán plantear en sus territorios una rebelión contra el Estado con actos de violencia impunes como hace Torra.

Sánchez desde el Gobierno e Iglesias desde Podemos insisten en que estos encuentros son necesarios para dialogar y buscar una solución negociada a la crisis catalana. Solución que según los artículos que han publicado ayer Puigdemont y Junqueras no tiene Sánchez y pasa por la independencia de Cataluña en una Europa Federal, como dice desde la cárcel el líder de ERC.

A cambio de esta enésima concesión del presidente Sánchez a los golpistas su Gobierno logrará que PDeCAT y ERC le aprueben el techo de gasto de los Presupuestos de 2019, con el deseo de que esa votación se repita en la votación definitiva de las Cuentas del Estado de 2019 más adelante.

Asimismo, Sánchez en el Consejo de Ministros de Barcelona del viernes, que se celebrará con una masiva protección policial y sometido a un ruidoso cerco con posibles actos de violencia, aprobará subidas del salario mínimo interprofesional, de sueldos de los funcionarios y de las pensiones. Lo que constituye un paso para preparar un posible adelanto electoral si Sánchez fracasa su intento de aprobar los Presupuestos.

De momento la cumbre de Sánchez con Torra constituye un triunfo político del golpismo catalán que se completará con el cerco del viernes al Consejo de Ministros. Mientras que Sánchez será acusado de traicionar el interés general de España y de humillar las instituciones por los líderes nacionales de Cs y PP, Albert Rivera y Pablo Casado porque el Presidente tendrá muy difícil explicar a los españoles y sobre todo a los votantes del PSOE estas concesiones a los partidos golpistas en medio de un gran tumulto catalán.