Artur Mas podrá ser candidato a la Generalitat en 2020

La sentencia del Tribunal Supremo que rebaja de 2 años a 13 meses la inhabilitación de la condena anterior de Artur Mas para ocupar un cargo público, por su responsabilidad en la consulta ilegal del 9-N, abre la posibilidad de que Mas pueda volver a ser candidato a la presidencia de la Generalitat a partir del mes de enero de 2020.

Naturalmente siempre y cuando Puigdemont no obligue a Torra al adelanto electoral de los comicios autonómicos catalanes tras la sentencia del juicio del golpe de Estado catalán que probablemente se conocerá en julio o en el otoño de 2019.

Esta posibilidad del regreso de Mas para quitarle a Puigdemont el mando de la antigua Convergencia, hoy PDeCAT, estaría bien vista y amparada tanto por Jordi Pujol como por los dirigentes más moderados de PDeCAT. Y por amplios sectores del poder económico nacionalista catalán que consideran que Torra y Puigdemont son una pareja enloquecida que llevan a Cataluña por el camino del caos, el desgobierno y el enfrentamiento civil.

Sin embargo a este posible regreso de Mas se oponen los colaboradores más estrechos de Puigdemont, empezando por Torra y los que montaron la alianza electoral de JxSi en las pasadas elecciones autonómicas. Los que ahora pretenden fundar un nuevo partido llamado la Crida, o dar poder al llamado Consejo de la República que Puigdemont pretende presidir desde Waterloo.

En todo caso no deja de ser llamativo que Artur Mas que fue el pirómano que puso en marcha el proceso hacia la independencia de Cataluña ahora se convierta en el bombero del nacionalismo moderado que deberá apagar el fuego que incendia la convivencia entre catalanes y la tensión permanente con el Gobierno central.

Desde luego la habilitación de Mas para dentro de 13 meses es una noticia que a buen seguro no habrá gustado nada a Torra, que está encantado con el cargo, y mucho menos a Puigdemont que controla a Torra con su mando a distancia. Y no sabemos qué pensará Junqueras sobre todo ello aunque es seguro que el líder de ERC lo prefiere a Puigdemont con quien ni siquiera se habla.

A quien no le afecta el regreso de Mas a la política catalana es a Sánchez porque el Presidente del Gobierno con quien tiene que tratar la crisis de Cataluña es con Torra y este viernes 21-D tendrá su prueba de fuego con motivo de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona.

Lo que según este desastre nacional que es la vicepresidenta Carmen Calvo ocurrirá ‘dentro de la normalidad’. O sea el Consejo de Ministros español rodeado por miles de manifestantes violentos y protegido por otros miles de policías es algo que a la vicepresidenta Calvo le parece ‘normal’. Lo normal sería que Calvo saliera del Gobierno por su manifiesta incapacidad.