Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Sánchez responsable de lo que pasa y ocurra en Cataluña

Sánchez

Mientras Torra mantiene la opción bélica de la vía eslovena para lograr la independencia de Cataluña (por eso viajó a Eslovenia días atrás) en el Congreso de los Diputados el líder de Cs, Albert Rivera, ha advertido al Presidente del Gobierno Pedro Sánchez de que si se producen altercados violentos y algún muerto en Cataluña él será responsable de lo que ocurra por haberse negado a aplicar el artículo 155 una vez que Torra ya violó la legalidad al inhibirse ante la violencia de los CDR y alentando la rebelión.

Así está de clara la situación y así lo entenderán los españoles si Sánchez no actúa de inmediato en Cataluña y no abandona su pasividad. Y así lo entienden muchos dirigentes y barones regionales del PSOE que le han pedido a Sánchez una reunión urgente para debatir esta crisis que puede hundir electoralmente al PSOE.

De manera que debate parlamentario sobre el Brexit , el redoblado desafío de Torra al Estado y el fracaso del PSOE en Andalucía, han dejado a Pedro Sánchez muy tocado en su liderazgo y sus expectativas electorales y a Pablo Iglesias, su socio preferente en la moción de censura, hundido tras la pérdida en Andalucía de casi 300.000 votos.

Es verdad que Sánchez afirmó en el Congreso que si continua el nivel del desafío secesionista su gobierno actuará con ‘firmeza y contundencia’. Pero, vistas las concesiones de Sánchez al nacionalismo soberanista catalán en los pasados seis meses, todo ello resta credibilidad a su aparente firmeza que llega tarde, y carece de credibilidad ante el conjunto de la sociedad.

Como es cierto que en el PSOE, a raíz de estos acontecimientos, se generó una seria inquietud interna como se demostró en la reunión reciente de su Grupo parlamentario, donde la ex portavoz de Alfredo Pérez Rubalcaba, la diputada Soraya Rodríguez, llegó a declarar que el pacto de Sánchez con Podemos y los partidos soberanistas en la moción de censura es la causa del deterioro electoral del PSOE, que se confirmó en Andalucía.

Y se ha equivocado Sánchez al hacer un paralelismo entre la cuestión de Cataluña y el Brexit porque la sencilla razón de que Teresa May es buena demócrata y Quim Torra es un fascista. De ahí que utilizar el Brexit como escudo del desafío catalán no es admisible y está fuera de lugar.

Sobre Gibraltar hay que decir que los acuerdos conseguidos por Sánchez excluyen del Tratado del Brexit la garantía de que España va a tener la última palabra sobre Gibraltar en las futuras negociaciones para aplicar los acuerdos del Brexit. Pero también es cierto que las Cartas de la Comisión y la Presidencia del Consejo Europeo enviadas a España si reconocen y harán posible que España tenga el derecho de impedir cualquier acuerdo sobre la relación de Gibraltar con la UE.

En cuanto a las intervenciones de Pablo Casado y Albert Rivera se puede decir porque ambos insisten en dos cuestiones: en la petición de elecciones generales anticipadas e inmediatas y que se aplique sin demora en Cataluña el artículo 155 de la Constitución.

Petición que está avalada porque Torra ya ha violentado la legalidad con la ausencia de los Mossos en últimos altercados callejeros de los CDR, y con su discurso de la vía eslovena con todas sus consecuencias. Unos hechos probados con los que Torra se convierte en autor de ‘colaboración necesaria por omisión en desórdenes públicos’ y de ‘provocación para la rebelión’, delitos que figuran en el Código Penal.

En cuanto a Pablo Iglesias su discurso sobre Cataluña demuestra que está fuera de la realidad y que ello, sumado a las variadas crisis en el interior de Podemos, le augura un sonado fracaso electoral durante los próximos comicios de 2019 en línea con el resultado que sufrieron en Andalucía.

Al fondo de todo ello aparecen los hoy casi imposibles Presupuestos de 2019 que necesitan el apoyo del independentismo catalán, y la cita del Consejo de Ministros en Barcelona el próximo día 21 en plena tensión entre Sánchez y Torra. Dos cuestiones que serán cruciales para determinar en un plazo no largo la fecha de las próximas elecciones generales que en todo caso se deberán adelantar.

Sobre el autor de esta publicación