La incógnita andaluza se llama Vox

Salvo sorpresa o incidente de última hora la campaña electoral andaluza acaba hoy sin pena ni gloria para los cuatro candidatos de los partidos con representación parlamentaria que optan a la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, Juanma Moreno, Teresa Rodríguez y Juan Marín, dirigentes respectivos de PSOE, PP, Podemos y Cs.

Por lo que se puede decir que la campaña y los debates televisados no aportaron nada nuevo que invite a sospechar un posible vuelco en las posiciones de partida de cada candidato. Salvo con una sola excepción: la irrupción de Vox en las elecciones andaluzas y su aparición en las últimas encuestas que lo sitúan con cerca de 5 % de intención de voto y su posible entrada en el Parlamento andaluz con entre 1 y 4 escaños.

Lo que de confirmarse sería un éxito rotundo de Vox y de su líder Santiago Abascal, que acapararían toda la atención de la noche electoral. Y una mala pesadilla para Pablo Casado y el PP por la repercusión nacional que dicha irrupción de Vox en la Cámara andaluza tendría en toda España, dañando y mucho las expectativas electorales del PP.

A lo largo de la campaña Susana Díaz estuvo muy a la defensiva y en el flanco izquierdo andaluz quien hizo una mejor propaganda fue la candidata de Adelante Andalucía (Podemos + IU) Teresa Rodríguez. Mientras que el más débil, por su falta de carisma y haber sido socio de Díaz en la pasada legislatura, fue el candidato de Cs Juan Marín, arropado por Albert Rivera e Inés Arrimadas.

Una opción la de Ciudadanos que parecía estar muy fuerte al inicio de la campaña, e incluso se llegó a decir que Cs podría adelantar al PP, pero que en la recta final parece haber perdido fuerza. Sobre todo porque en Cs han detectado que muchos de sus potenciales votantes se pueden quedar en la abstención. De ahí la obsesión de los dirigentes de Cs pidiendo todos los días a los andaluces que vayan a votar.

Parece claro, y así lo anuncian todas las encuestas, que el PSOE va a ganar aunque, como el PP, perderá muchos votos y varios escaños. Que Adelante Andalucía progresará y también lo hará Cs, aunque menos de lo que ellos se esperaban semanas atrás.

Pero la gran incógnita sigue siendo Vox y su posible desembarco tanto en la política andaluza como a nivel nacional. Lo que de confirmarse incorporaría a Vox como partido español, populista, ultra conservador y enemigo claro de la inmigración en línea con otros muchos partidos europeos de este mismo signo que ocupan lugares destacados en Francia, Italia, Alemania, Austria, Holanda, Hungría y otros países del Este y Norte de Europa.

Y además así tendríamos en España un poco de todo: extrema izquierda populista con Podemos y extrema derecha populista con Vox. En Italia estros extremos ‘se tocan’ y gobiernan juntos, aunque eso en España es imposible de imaginar. Eso sí, igual que Podemos dañó electoralmente al PSOE la irrupción de Vox haría lo mismo con el PP.