Aznar, regreso al pasado

Rodeado por la vieja guardia del PP (aunque con las notorias ausencias de Rajoy, Rato, Zaplana y Álvarez Cascos) y ante destacados representantes del poder económico, José María Aznar presentó en la Fundación Rafael del Pino y en la colaboración con el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, su nuevo libro titulado ‘El futuro es hoy’.

Pero, visto el discurso de Aznar y el entorno que le acompañaba, el libro en cuestión bien pudo haberse titulado ‘Regreso al pasado’. Sobre todo porque como se viene apreciando en las recientes apariciones de Aznar en la vida pública desde que se marchó Mariano Rajoy (a quien odia cordialmente) el ex presidente del Gobierno ha vuelto al primer plano de la política porque no puede vivir sin ella.

E imaginamos también que para salvar a España incluso de los españoles, porque Aznar olvida que todo lo que critica y no le gusta de la España de hoy tiene su propia base electoral o, en el caso de Pedro Sánchez su clara legitimidad democrática.

Otra cosa es que Aznar quiera liderar, con ayuda de Casado, su plan para la ‘refundación del centro derecha español en torno al PP’. Pretensión un tanto ilusa porque ni Albert Rivera desde Cs, ni Santiago Abascal desde Vox (en donde habita Alejo Vidal Cuadras, cuya cabeza entregó Aznar en bandeja de plata a Jordi Puyol) se van a prestar a semejante refundación. Y menos aún cuando estamos en temporada electoral en Andalucia donde se espera la presencia conjunta de Casado y Aznar y mal resultado del PP.

Pero como dijo Casado de su maestro ‘Aznar es un optimista’ que habla del centro derecha que él le entregó en 2004 a Mariano Rajoy y que en su docta opinión Rajoy dilapidó. Pero olvida Aznar que ese mismo año y por culpa de sus mentiras en la guerra de Irak y en los atentados del 11-M en Madrid él dejó también en su legado a Rajoy una severa  derrota electoral que fue obra de Aznar. Como dejo a los españoles un regalo envenenado, en contra de la reconciliación de la Transición y la unidad de España, que se llama José Luis Rodríguez Zapatero.

Sí dijo Aznar y ello es verdad que el golpe catalán sigue vigente, que varios golpistas siguen en las instituciones catalanas, lo que es cierto, y que este gobierno de Sánchez dialoga y negocia con los golpistas, como a la vista está. Pero eso solo se arregla ganando las elecciones en Cataluña (donde el PP está bajo mínimos) y en España donde la izquierda parece renacida junto al renacido -en el PSOE- Pedro Sánchez y el propio renacido Aznar.

Y bien pudo Aznar, en esa Fundación donde presentaba el libro y antes los empresarios presentes, preguntar cuántos de ellos habían colaborado con ayudas económicas o corrupciones (con CiU, por ejemplo) con los partidos secesionistas, sus organizaciones y medios de comunicación golpistas

Habla y se lamenta Aznar de la decadencia del ‘orden liberal’ internacional (hoy en las manos de Trump) y de la falta de ‘responsabilidad’ en el mundo digital de Internet, aunque lo que de verdad le inquieta es el descontrol de la libertad de información y de opinión, que antes estaba encauzada por los grandes grupos de comunicación que controlaban los poderes económicos, a los que Aznar representa en su versión atlantista y menos europeista.

En suma habrá que leer el libro de Aznar para saber por donde irá el nuevo PP y cuál será su base ideológica (no será Adolfito Suárez quien la diseñe), aunque ya imaginamos por donde irá. Y ¿qué pasará si su pupilo Casado fracasa en el combate electoral? Bueno todavía es pronto para hacer esta pregunta pero tampoco se debe descartar.