Susana Díaz anuncia batalla electoral

Puede que un día no lejano Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, vuelva a disputar a Pedro Sánchez el liderazgo del PSOE, pero antes ha de ganar su tercer mandato legislativo en las elecciones autonómicas que ha convocado para el día 2 de diciembre, la que sería la duodécima victoria de los socialistas en Andalucía, donde llevan 40 años en el poder (desde 1982) y sin alternancia alguna.

Susana Díaz representa el ala más moderada o socialdemócrata del PSOE con presencia muy clara en el centro izquierda de la política española y está comprometida con la Constitución de 1978, la unidad de España y el actual modelo territorial del Estado.

Y además su federación socialista andaluza es la más importante del PSOE y aporta una veintena de diputados al Grupo Socialista del Congreso de los Diputados. Lo que le otorga una influencia decisiva en la política nacional en un tiempo cuatripartito donde son imprescindibles las alianzas políticas para gobernar, y donde los 20 diputados del PSOE andaluz son determinantes en todo pacto de gobernabilidad que establezca o pretenda Pedro Sánchez.

Y en la misma línea política e ideológica de Díaz están en el PSOE de una manera clara otras federaciones del partido, como las de Aragón, Galicia, Asturias, Castilla La Mancha y Extremadura, y compartida con la actual dirección socialista en el resto de España.

De manera que si Susana Díaz renueva la victoria y el Gobierno andaluz, tal y como parece previsible, ella permanecerá como cabeza visible de cualquier alternativa a Sánchez en la Secretaría General socialista.

Aunque Díaz y sus aliados saben que, desde el liderazgo de Zapatero (por su desastrosa gestión) hasta el temerario de Sánchez (por sus alianzas con Podemos y soberanistas catalanes), las bases del PSOE se han radicalizado en la izquierda y sufren la atracción fatal de Pablo Iglesias desde Podemos.

Lo que puede que algún día provoque una escisión o ruptura interna en el PSOE, en línea con las profundas crisis sufridas por otros partidos socialistas europeos en Francia, Italia y Alemania. Lo que podría provocar en un tiempo no lejano el nacimiento del Partido Socialdemócrata Español.

Pero antes de aproximarnos a eventuales escenarios de futuro y, como lo hemos anunciado en estas páginas, Susana Díaz tiene que ganar el día 2 de diciembre a Podemos e Izquierda Unida por su izquierda y al PP y Cs por su derecha. Y además no descarta volver a un pacto de gobierno con Cs, si los seguidores de Albert Rivera y Juan Marin (líder de Cs en Andalucía) logran derrotar o acercarse al PP de Casado y Moreno en Andalucía, causa por la que Marín se ha prestado, de acuerdo con Díaz, al adelanto electoral.

Porque los comicios andaluces se van a convertir en el primer test nacional del mapa político español en la nueva etapa de la Presidencia de Sánchez y del relevo de Rajoy por Casado en el liderazgo del PP. De ahí la importancia de la cita electoral del 2 de diciembre para Andalucía y la política nacional.