Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El Gobierno desautoriza a jueces y fiscales

PSOE

El Gobierno de Pedro Sánchez ha puesto en marcha una campaña para la liberación, primero y hasta que se celebre el juicio del golpe de Estado, de los presos golpistas catalanes que están en prisión preventiva. Campaña que iniciaron los ministros Josep Borrell y Meritxell Batet a la que se acaba de sumar la vicepresidenta Carmen Calvo.

Al mismo tiempo el Ejecutivo y el PSOE ha abierto otra brecha a favor del soberanismo catalán al amparar el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE José Luís Ábalos el posible indulto a los golpistas catalanes que sean condenados, como ha pedido la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, una destacada dirigente del PSC proclive al referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Estas dos sorprendentes iniciativas del Gobierno descalifican la decisión de jueces y fiscales españoles sobre la prisión preventiva (por la gravedad de los delitos y el riesgo de fuga) de los procesados del golpe catalán, al tiempo que da alas a la campaña soberanista de los lazos amarillos y a las recientes decisiones de tribunales de Alemania y Bélgica contra la Justicia española.

Estamos en suma ante un vuelco en el Gobierno de España en relación con la actitud del Ejecutivo frente al soberanismo catalán que lideran Junqueras y Puigdemont y gestiona Torra, el visitante de La Moncloa que desprecia y niega cualquier respeto y reconocimiento al Jefe del Estado, el Rey Felipe VI.

El objetivo inicial de este vuelco de la posición del Gobierno y del PSOE (a su vez impulsado por el PSC) es conseguir que PDeCAT y ERC apoyen, en compañía de Podemos y PNV, los Presupuestos de 2019 de Pedro Sánchez para que el Presidente agote la legislatura y celebre las elecciones en 2020.

Y, visto lo ocurrido, estamos a la espera de algún movimiento de la Fiscal General del Estado María José Segarra a favor de la liberación de los presos golpistas preventivos si Puigdemont y Junqueras exigen a Sánchez hechos y no solo declaraciones como las que estamos escuchando con asombro y la mayor preocupación.

Preocupación que imaginamos que será asumida también por dirigentes del PSOE como Díaz en Andalucía o Lambán en Aragon, García Page en Castilla La Mancha, Fernández Vara en Extremadura, Caballero en Galicia, así como destacados dirigentes de la ‘vieja guardia’ como González, Rubalcaba, Bono y Rodríguez Ybarra entre otros.

Como telón de fondo de estas temerarias iniciativas del Gobierno (y del PSOE) contra la Justicia española y el constitucionalismo los autores del vuelco  aseguran que todo esto favorece el diálogo político, rebaja la tensión en Cataluña y abre un camino para la normalización de la vida política catalana, lo que es una versión edulcorada y falsa de lo ocurrido porque en realidad estamos sola y exclusivamente ante el precio que paga Sánchez al soberanismo por su apoyo a los Presupuestos de 2019 para que Sánchez permanezca en el poder hasta 2020.

Precio en el que se incluyen los votos favorables de PDeCAT y ERC a favor de la moción de censura de Sánchez contra Mariano Rajoy. Un Rajoy que, si hubiera dimitido durante el debate de la moción de censura, habría dado la oportunidad a unas elecciones anticipadas y en todo caso había impedido este alarmante vuelco en el escenario catalán.

Sobre el autor de esta publicación