Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Sánchez decepciona, mucho ruido y pocas nueces

pedro sanchez

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha ofrecido una pobre y penosa imagen de su liderazgo durante la entrevista que concedió anoche en La Moncloa a la periodista Ana Pastor de La Sexta TV con motivo de los 100 primeros días de su Gobierno.

Un Ejecutivo el suyo del Sánchez que habla como si fuera de otro partido o de otro país porque él preside distingue de las que son responsabilidades del Presidente y las de sus ministros, como si estos no estuvieran a sus órdenes ni en el mismo barco.

Sánchez ha decepcionado y ha ofrecido una imagen ausente de liderazgo y de consistencia política. La de un político con escaso talento incluso para sortear cuestiones molestas como las del rosario de rectificaciones suyas y de sus ministros. Rectificaciones sobre las que mintió diciendo que no eran tales sino ‘ruido’. Y si el Presidente miente sobre sus rectificaciones y las de sus ministros ¿cómo pretende luego que le crean en el debate abierto sobre su tesis?

Y una vez dicho esto, tres cuestiones a subrayar que parecen de la mayor gravedad: el Presidente no sabe si habrá o no adelanto electoral, porque dice que eso no depende de él sino de la estabilidad de su Gobierno con sus solo 84 diputados; no sabe qué hacer con la economía del país, con el gasto, la deuda, los Presupuestos de 2019 ni con los impuestos; y hace una peligrosa distinción entre su función de Presidente y las actuaciones de sus ministros.

Y así lo dejó en evidencia ante las rectificaciones que hubo de hacer sobre; las bombas vendidas y entregadas a Arabia Saudí (confesó que estaban en riesgo las relaciones entre ambos países); la defensa del juez Llarena frente a la demanda belga de Puigdemont; y la crisis catalana a propósito de las muy recientes declaraciones de sus ministros Borrell y Batet favorables a la libertad bajo vigilancia de los presos golpistas catalanes.

Sobre lo que dice Sánchez que él no se pronuncia y apoya la Justicia porque es el Presidente del Gobierno (sic), y añade, empeorando la situación, que él también tiene su opinión’ al respecto dando a entender que está con Borrell.

En lo que sí tiene razón el presidente Sánchez es que por ahora no hubo una prueba fehaciente del plagio en su tesis. Y sobre todo en que está en manos de Podemos, PDeCAT y PNV y que él, con sus solos 84 diputados no puede hacer nada más de lo que hace, aunque sin duda lo podría hacer mejor.

En cuanto al formato de la entrevista nos parece lamentable que Moncloa acepte introducir un corte de publicidad justo al final de la entrevista así como las confianzas del Presidente con la entrevistadora: ‘la verdad, Ana: más no puedo hacer, Ana; yo no soy fiscal, Ana; en ese sentido, Ana; si algo he aprendido en política, Ana...’

Pues bien según su propia confesión lo que ha aprendido en política es que ‘la política es muy compleja porque hay que distinguir entre los ideales y las prioridades’. En resumen y recuperando a Shakespeare: ‘mucho ruido (en  rectificaciones) y pocas nueces (en resultados de la gestión). o sea 100 días de enredo y muchos errores y brindis al sol.

Sobre el autor de esta publicación