Trump, el trueno que no cesa

Este martes aparece en las librerías de los EEUU el libro de periodista del Watergate Bob Woodward titulado ‘Miedo, Donald Trump en La Casa Blanca’. En la prepublicación de algunas revelaciones del libro se cuenta que el Presidente americano ordenó en 2017 a sus generales que matasen al presidente de Siria Bachar El Assad diciendo: ‘matémosle, cojones’.

Ahora el diario The New York Times ha desvelado que altos cargos del gobierno de Trump se reunieron con militares venezolanos para urdir un golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro.

Entre una y otra noticia se ubicó un misterioso artículo, sin firma, publicado en las páginas de opinión del citado rotativo neoyorquino donde el autor se presenta como miembro de un secreto comité de ‘resistencia’ a Trump en el seno de  La Casa Blanca para impedir que el Presidente tome decisiones que pongan en peligro la democracia americana y la paz mundial.

Este artículo en el que se califica al Presidente USA de ‘impetuoso, ineficaz, conflictivo y mezquino’ ha provocado la furia de Donald Trump que busca al ‘topo’ de La Casa Blanca para fulminarlo. Y también ha derivado en un gran escándalo en Washington y en el Partido Republicano, porque el miembro de la mencionada ‘resistencia’ anti Trump se proclama republicano.

Para completar el escenario el expresidente Barack Obama ha entrado en la polémica diciendo que “Trump es el síntoma pero no la causa” con lo que Obama culpa al Partido Republicano de apoyar las locuras de Trump y el daño que causa a la democracia, la prensa y la justicia de los EEUU.

Obama llama a todos los demócratas americanos a votar contra Trump y los republicanos en las elecciones legislativas de noviembre para poner fin y voto a esta presidencia demencial y peligrosa que Obama, a igual que dice Woodward, asegura que ‘da miedo’.

Y desde luego no controla su Gobierno ni La Casa Blanca porque al final todas sus locuras y decisiones demenciales, aunque nos las lleve a cabo, aparecen publicadas en libros y en los medios de comunicación como ha ocurrido con su intento de matar a El Assad o de derrocar a Maduro.

El Presidente venezolano que aprovechará la noticia del NYT para agitar a sus seguidores y confirmar que él lleva tiempo con la denuncia del golpe de Estado en Venezuela promovido por Trump.

El ritmo de truenos que se están sucediendo en los últimos días sobre la presidencia de Trump parece anunciar que no se acabará y que todavía falta por llegar la traca final, probablemente por el camino del ‘Rusiagate’ o por la vía del topo de La Casa Blanca que a buen seguro tiene en su poder datos asombrosos que podrían dinamitar la presidencia de Donald Trump.

Sin duda el hombre más poderoso y más peligroso del mundo que, vista su trayectoria y lo que de él se espera, es posible que acabe siendo destituido o simplemente que su partido republicano le obligue a dimitir y a marchar.

De lo contrario será Trump quien provoque en USA o en el mundo una crisis de proporciones imprevisibles y difícil de controlar.