PSOE y Cs quieren elecciones en Andalucía

La batalla electoral va a estallar este otoño en Andalucía porque les interesa a Susana Díaz y a Albert Rivera, y ambos se van a escenificar una ruptura de su pacto de gobierno en el Sur para que este otoño los andaluces vayan a votar antes de que su legislatura llegue a término en marzo de 2019.

Los argumentos de fondo del adelanto electoral son claros por parte de la Presidenta andaluza: evitar la sentencia condenatoria del juicio de los ERE que llegará a primeros del año próximo; aprovechar el ‘efecto Sánchez’ en las encuestas que han dado un subidón al PSOE por las primeras medidas progresistas de su Gobierno; evitar que Podemos, en plena crisis nacional y andaluza, recomponga sus filas; y aprovechar que el jefe del PP andaluz Juanma Moreno está en dificultad porque con Arenas, Villalobos y Arriola (el ‘gurú’ destituido por Casado) apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en contra de Pablo Casado en el reciente Congreso del PP.

Y luego está la mutua animadversión que se profesan Susana Díaz y Pedro Sánchez, como se apreció en la reciente visita de Angela Merkel a Sanlúcar y Doñana, y en la que la Presidenta andaluza fue excluida por Sánchez. Y está de por medio también que la decisión de disolver el Parlamento andaluz y de convocar elecciones en esa Comunidad es una potestad exclusiva de Díaz, la que no despreciará la oportunidad de decirle a Sánchez ‘aquí mando yo’.

Varios de los argumentos por los que a Susana le interesa adelantar los comicios en Andalucía los comparte Albert Rivera y su hombre en el Sur Juan Marín. Pero sobre todo a Cs le interesan los desencuentros entre el nuevo líder del PP Casado y su hombre en el Sur, Moreno, y no esperar a que el nuevo Presidente del PP relance su liderazgo en toda España.

Suenan pues tambores electorales en Andalucía y puede que la semana próxima sea Cs quien tire la primera piedra y de por terminada la legislatura en el Sur.

Sobre todo para que no le ocurra a Albert Rivera lo mismo que le pasó con Mariano Rajoy, porque en lugar de forzar un adelanto electoral nacional cuando Cs lideraba las encuestas (ahora están bien en Andalucía) Rivera se equivocó y le aprobó a Rajoy los Presupuestos de 2018. Y luego llegaron la sentencia de Gürtel y la moción de censura y Pedro Sánchez entró en La Moncloa por una puerta colateral y sin ganar un proceso electoral.